Royal Enfield ha finalizado la primera edición del Tour de México, una de las rutas más extensas que alguna marca haya organizado en territorio nacional, con una duración de 10 días en los que se disfrutaron de imponentes paisajes, el descubrimiento de algunos destinos ocultos de México, la aventura en caminos de terracería, el placer de las carreteras secundarias repletas de curvas, hotelería de lujo y la más amena convivencia con un grupo que respiraba la misma pasión por la marca.

El Tour de México contó con un recorrido oficial de 1,500 kilómetros, que acabó en la ciudad de Oaxaca después de visitar las bellas playas de Huatulco, Mazunte y Puerto Escondido dentro del mismo estado, a los cuales se sumaron los otros 500 kilómetros que gran parte del grupo tuvo que completar en su regreso a la ciudad de México, a excepción de un participante que llegó desde Guadalajara. Todo ello representó un verdadero reto, tanto para el equipo humano como para las motocicletas que durante toda la travesía no presentaron falla alguna, en esto incluyendo también la unidad Interceptor 650 con la que participamos de forma activa en el Tour de México 2022 y que cumplió sus primeros 10,000 kilómetros en plena ruta.

Todo comenzó en la agencia Royal Enfield CDMX Sur, donde se citó al grupo para dar inicio a la primera etapa de más de 100 kilómetros para llegar a Tepoztlán en el estado de Morelos, pero arrancando por el Ajusco y tras surcar sus caminos de terracería llegar a la carretera federal México-Cuernavaca. El grupo fue coordinado en todo momento por el equipo de Motorrad Explorer y supervisado por Ricardo Pinzón, Retails Sales Manager de Royal Enfield.

Entre las máquinas participantes pudimos ver prácticamente toda la gama del fabricante, con modelos como Himalayan, Scram 411, Classic 350, Interceptor 650 y Continental GT, las cuales formaron un constante grupo de 15 motocicletas rodando principalmente por carreteras secundarias y caminos de terracería para descubrir los paisajes más bellos y escondidos de la región junto a los más fieles seguidores de Royal Enfield.

Después de disfrutar de una tarde de descanso, la alberca y el yacusi del hotel Amomoxtli de Tepoztlán, para el segundo día el destino sería Puebla, no sin antes cruzar por el Paso de Cortés y la Ruta de los Volcanes entre el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl, con mucha terracería y carreteras de montaña hasta alcanzar una altitud de 3,600 metros sobre el nivel del mar. Para esta jornada, el recorrido fue algo más extenso con 180 kilómetros, pero la comida en el paradisíaco restaurante Ne’Nemi valió la pena, donde una parrillada esperaba al grupo en una cabaña al borde de la laguna del paraje ecoturístico con ambos volcanes de fondo.

El tercer día no fue menos impresionante, ya que a lo pocos kilómetros de dejar el hotel Camino Real Angelópolis en el corazón de la ciudad de Puebla, el grupo llegó a Tetela para cruzar en ferry el río Atoyac y seguir con camino hacia Tehuacán. En esta etapa, la terracería se hizo presente en una parte importante del recorrido para llegar a Santa Cruz Tepetzizintla, donde se siguió por asfalto y un último tramo de autopista hasta llegar al hotel Cantarranas de Tehuacán, después de más de 200 kilómetros para seguir aún dentro del estado de Puebla.

El cuarto día sería aún más extenso con unos 250 kilómetros, los cuales por primera vez fueron en su totalidad sobre asfalto. En este caso no hubo ni tan sólo unos pocos kilómetros de autopista, pero a cambio, el grupo disfrutó de un tramo de curvas verdaderamente emocionante con un clima caluroso que permitía disfrutar de una conducción algo más desinhibida, mientras se disfrutaba de paisajes inigualables en la cercanía de Oaxaca, el cual sería el destino que marcaría la primera etapa del Tour de México 2022. En esta ciudad, se disfrutó del primer día libre para descanso del grupo, aunque no faltaron las visitas a la zona arqueológica de Monte Albán y la comida en el centro de la Ciudad.

Después de un merecido descanso, el día 6 sería uno de los más extensos, con 270 kilómetros para llegar a las Bahías de Huatulco, cruzando la sierra de Oaxaca y tomando el libramiento para rodear San Pedro Pochutla, una carretera que se caracteriza por la neblina presente en estas épocas del año, los derrumbes y la gran cantidad de tramos accidentados de grava y terracería, llevando la experiencia de aventura al máximo. Por supuesto, cabe destacar que en todo momento la seguridad fue lo primero para sus organizadores y coordinador de ruta, teniendo una camioneta de apoyo con el equipaje de los participantes, herramientas, refacciones y un paramédico, además de experimentados pilotos guía y barredora: Gerardo Ibarra y Gilberto Alcalá, respectivamente.

En Huatulco hubo un día completo para disfrutar de la playa, la alberca del hotel Las Brisas y actividades especiales como esnórquel, el cual incluyó un recorrido en lancha para visitar las playas de Cacalutla, el Órgano, el Violín y el Bufadero, una atracción turística interesante de la zona con la expulsión de aguas a alta presión. Finalmente, se disfrutó de una mariscada en la playa para regresar al hotel y emprender un nuevo día de carretera, en el cual esperaban 140 kilómetros para llegar a Puerto Escondido, pasando por las playas de San Agustinillo, Zipolite y Mazunte, donde el grupo pudo disfrutar de un refrigerio en una palapa antes de seguir hacia el destino final del día que depararía una sorpresa más para los participantes: una excursión nocturna a la laguna de Manialtepec para contemplar el plancton bioluminiscence.

Para este momento ya llevábamos 8 días en la experiencia única del Tour de México por Royal Enfield y el noveno día sorprendería a todos con una excursión a tempranas horas para el avistamiento de delfines y tortugas, así como unas clases de Surf por la tarde, mientras esperaba la comida en un restaurante de pizzas al carbón en Punta Zicatela.

Finalmente, el décimo llegaría y tocaría emprender el regreso a la ciudad de Oaxaca, donde se cerraría el Tour de México 2022 de manera oficial. Al llegar, los odómetros de las motocicletas marcaban 1,500 kilómetros de pura aventura y el cierre tuvo una emotiva despedida con entrega de diplomas incluida para todos los usuarios de Royal Enfield participantes, los invitados especiales de Argentina, así como los especialistas de Lighthouse Colombia y –por supuesto– Revista 400, único medio participante.

Con más de 15 participantes, 1,500 kilómetros y 10 días de emocionante aventura, el Tour de México 2022 ha sentado las bases de una experiencia de marca extraordinaria, en donde los usuarios de la marca pueden disfrutar y poner a prueba las resistencia extrema de sus motocicletas en una ruta con caminos poco convencionales, alternando el asfalto de las carreteras menos exploradas con la terracería para llegar a parajes inhóspitos de sorprendentes paisajes. Una ruta que es toda una experiencia por sí misma y en la que 10 días parecen poco para disfrutar de todas las vivencias, la cual además tiene un precio muy interesante con un valor mayor a lo que cuesta teniendo en cuenta lo que ofrece. Afortunadamente, el éxito conseguido por el Tour de México 2022, ya promete una nueva edición en 2023.

Puedes ver la primera galería del evento aquí. 

Puedes ver la segunda galería del evento aquí. 

Puedes ver la tercera galería del evento aquí. Fotos: Marcelo C. Esperón