Yamaha Motor ha informado que su piloto en MotoGP Andrea Dovizioso (WithU Yamaha RNF MotoGP Team) ha tomado la decisión de retirarse de campeonato tras el próximo Gran Premio de San Marino y de la Riviera Rimini y será relevado por Cal Crutchlow el resto de la temporada.

El piloto y Yamaha han mantenido una gran relación desde 212, cuando completó una exitosa temporada con el equipo satélite de la firma, el Tech3 Yamaha, finalizando el año con seis terceros puestos y un cuarto lugar en la clasificación final. Posterior a esto “Dovi” se reincorporó a la formación de pilotos satélite de Yamaha en el GP de San Marino en 2021, cuando Franco Morbidelli pasó al equipo de fábrica.

El plan original era que Dovizioso permaneciera en el equipo WithU Yamaha RNF MotoGP Team durante toda la temporada 2022 de MotoGP, pilotando una YZR-M1 con las especificaciones de fábrica y recibiendo todo el apoyo de Yamaha Motor, pero finalmente ha decidido poner fin a su trayectoria mundialista en su carrera de casa en Misano.

El piloto probador oficial de Yamaha y triple ganador de carreras de MotoGP, Cal Crutchlow, será su sustituto en el WithU Yamaha RNF MotoGP Team durante las seis carreras restantes de la temporada 2022. El británico se retiró como piloto a tiempo completo de MotoGP a finales de 2020, aunque regresó a pista en 2021 para disputar tres carreras con la M1.

A pesar de las dificultades para adaptarse en 2022 al estilo de pilotaje de la Yamaha, “Dovi” consiguió terminar la primera mitad de la temporada sumando 10 importantes puntos para el equipo. Tras largo tiempo de meditarlo, ha decidido poner fin a su carrera en su ronda en casa, exactamente un año después de volver al paddock, dejando atrás una lista de excelentes logros.

Razlan Razali y todos los miembros pertenecientes al WithU Yamaha RNF MotoGP Team agradecieron a Andrea Dovizioso su contribución al proyecto de MotoGP de dicha estructura y además informaron que seguirán dando el máximo apoyo a Divizioso en las próximas tres carreras que aún le restan.

Respecto a esto, el piloto declaró: “En 2012, la experiencia con el fabricante de Iwata en MotoGP había sido muy positiva para mí y desde entonces siempre pensé que me hubiera gustado tener un contrato oficial con Yamaha. Esta posibilidad se presentó durante 2021, decidí intentarlo porque creía firmemente en este proyecto y en la posibilidad de hacerlo bien. Por desgracia, en los últimos años MotoGP ha cambiado profundamente. La situación es muy diferente desde entonces y nunca me he sentido cómodo con la moto, a pesar de la preciosa y continua ayuda del equipo y de toda la fábrica.”.

Además agregó: “No alcanzamos los objetivos deseados, pero las consultas con los técnicos han sido siempre positivas y constructivas, tanto para ellos como para mi. Por todo ellos les doy gracias a Yamaha, a mi equipo y a WithU, así como a los demás patrocinadores implicados en el proyecto. No ha salido como esperábamos, pero la relación con todas las personas implicadas en este reto quedará intacta para siempre. Gracias a todos”.