Más ligera, potente y tecnológica, la nueva Tiger 1200 se ha presentado en México teniendo como punto de encuentro la agencia Triumph Lerma, en la carretera México-Toluca, para desde allí emprender el primer contacto de manejo hacia Valle de Bravo aprovechando el lugar para atravesar varios senderos Off-Road.

Por comenzar, la nueva Triumph Tiger 1200 poco tiene que ver con el modelo anterior. Tanto el chasis como el motor y sus componentes son completamente nuevos para perder hasta 25 kilogramos. El chasis híbrido de secciones tubulares con el motor como elemento portante y placas de aluminio inferiores le dan mayor estabilidad, pero también una ligereza que se transmite en el manejo, sintiéndose más a gusto en caminos fuera del asfalto o en carreteras repletas de curvas, justamente, los dos grandes desafíos que enfrentó la Tiger 1200 en su primer contacto con la prensa mexicana.

El evento de presentación comenzó con la conferencia en la agencia, en donde los anfitriones han sido Juan Pablo Martín del Campo, CEO de Triumph Motorcycles México; Roy Nieto, Head of Marketing & Customer Experience; Pablo Barrios Gómez, Head of Commercial & Operations; y Amado Martínez, Gerente de Triumph Lerma. Allí se dieron a conocer todos los detalles, comenzando por los mecánicos con un nuevo tricilíndrico Euro5 de 1,160 centímetros cúbicos, 150 caballos de fuerza y 130 Nm de torque máximo, esto es: 15 hp y 8 Nm más que antes, lo que en combinación a la mayor ligereza del conjunto, se ha conseguido una máquina muy diferente.

El orden de encendido 1-3-2 con explosiones irregulares a 180 y 270 grados del nuevo cigüeñal T-Plane, permite contar con mayor torque en la parte baja del cuentarrevoluciones y, posteriormente comprobado, una sorprendente homogeneidad en la entrega con una estirada muy lineal en todo el rango de revoluciones, sin sorpresas ni vacíos de potencia en ningún sitio. En cuanto a las asistencias electrónicas, éstas se han vuelto mucho más avanzadas con la Unidad de Medición Inercial (IMU), las suspensiones electrónicas Showa de serie en todas las versiones y el radar de monitoreo frontal y posterior de las versiones Explorer.

En Revista 400, hemos llevado a cabo este primer contacto de manejo con la variante tope de gama: Triumph Tiger 1200 Rally Explorer, equipada con el enorme tanque de 30 litros exclusivo de las variantes Explorer, de los cuales solo necesitamos una mitad para cubrir los 300 kilómetros de la ruta, prometiendo una autonomía real de 600 kilómetros. Los tramos de carretera a alta velocidad son fácilmente aprovechables en esta motocicleta con una óptima protección aerodinámica propiciada en parte por el parabrisas frontal ajustable en altura de forma manual, pero también en tramos de curva donde los frenos Brembo Stylema con bomba Magura permiten apretar la frenada hasta el último centímetro de recta antes de buscar la máxima inclinación en los tramos más revirados de la carretera libre Toluca-Valle de Bravo, los cuales son posibles gracias a una perfecta puesta a punto del chasis y las suspensiones Showa electrónicas de serie en todas las versiones, aprovechando así la máxima adherencia de los neumáticos Metzeler.

La contundente aceleración no está divorciada de la enorme sensación de ligereza que propicia la Tiger 1200, algo que se traduce de forma favorable en la conducción Off-Road. Si bien en asfalto, esta motocicleta cuenta con una electrónica de lo más avanzada, en tierra los modos Rally y Rally Pro prometen una experiencia pura y sin filtros a bordo de ella. De hecho, la función de conducción Rally Pro exclusivo de las versiones más aventureras, desconecta por completo el ABS y el Control de Tracción, para sacar lo mejor de ella sobre los caminos de piedra y lodo que en este caso tuvimos la oportunidad de disfrutar gracias al elevado nivel de confianza que ofrece a sus mandos aún cuando renunciamos a la electrónica para controlar todo su potencial sobre suelo deslizante.

Antes de finalizar, es importante destacar que la nueva Tiger 1200 ya se encuentra disponible en los concesionarios de la marca en cinco versiones, a partir de dos familias de modelos: las GT más orientadas al asfalto y las completamente aventureras Rally. Las primeras se caracterizan por sus rines de aluminio en medida 19 y 18, en la parte frontal y posterior, respectivamente, equipadas con neumáticos Metzeler Tourance, mientras que las Rally cuentan con ruedas de rayos especiales para neumáticos Metzeler Karoo sin cámara, en este caso, con una enorme delantera de 21 pulgadas.

Otras diferencias se encuentran en el recorrido de las suspensiones más no así en su sistema de ajuste con accionamiento electrónico desarrollado por Showa para todas las versiones. En el caso de las GT, cuentan con 200 milímetros libres en ambos ejes, mientras que las Rally se extienden a 220, propiciando así una importante diferencia en la altura de los asientos. Mientras las GT varían su altura entre 850 y 875 milímetros del suelo según la posición de altura seleccionada para el asiento ajustable, las Rally se elevan hasta los 875 y 895 mm, una medida propia de verdaderas máquinas de Rally.

Así, los precios comienzan en $390,000 pesos para la Tiger 1200 GT, siguiendo por los $423,000 de la GT Pro y ascendiendo hasta los $477,000 de la GT Explorer. En cuanto a la Rally Pro, ésta comienza en $447,000 MXN y culmina en los $501,000 de la Rally Explorer, la cual es por el momento, el modelo culmine de esta gama recientemente estrenada.

Puedes ver la galería completa del evento aquí.