Indian Motorcycle y Workhorse Speed Shop revelan la segunda de sus dos construcciones Indian FTR, bautizada como Black Swan, una versión un poco menos radical que su hermana la Workhorse FTR AMA. Este diseño fue un concepto de Brice Hennenbert, el fundador de Workhorse, que concibió unos años atrás cuando competía en Wheels & Waves contra Miracle Mike, el Indian Scout de The Young Guns.

Al igual que con la construcción Workhorse FTR AMA, las inspiraciones de estilo provienen de múltiples direcciones y épocas, superbikes de los 90, corredores de Grand Prix modernos e incluso Porsches sintonizados con Rauh-Welt. Hennenbert, mencionó: “Durante ese tiempo, tuve la visión de construir una moto deportiva para uso en carretera, realmente deportiva, construida como una moto de GP. Está profundamente inspirada en las motos deportivas de los 90, todas hechas de fibra de carbono. El propietario de la moto me dio total libertad en torno al proyecto. Es bastante única y la construcción más complicada que he hecho hasta la fecha”.

Después de los bocetos preliminares, Hennenbert viajó a la sede de Akrapovic en Solvenia para ayudar a fabricar el sistema de escape 2 en 1, con silenciador suspendido manteniendo un perfil elegante. De vuelta en el taller, se construyó una malla de alambre alrededor de la FTR como base sobre la que modelar la carrocería en arcilla. También se modificó el chasis, como la fabricación del tanque de combustible alrededor del sistema de admisión de aire original. Tim de Vinco Racing Engineering ayudó con muchos componentes mecanizados por CNC de los diseños, como el basculante, las placas del chasis, los árboles triples, los componentes de la celda de combustible y más.

Cuando se finalizó el modelo CAD de la carrocería de una pieza, se imprimió en 3D y se pasó a Robert Colyns de 13.8 Composites. Hennenbert declaró: “Como había decidido mostrar la fibra de carbono y no pintarla, le di a Robert la libertad de elegir el tejido de carbono que se vería mejor y aún funcionaría con el diseño que le había dado. Después de unas semanas de espera, volvió con esta pieza infernal. Todo el cuerpo solo pesa alrededor de 1.8 kilogramos. Crear la carrocería fue una parte importante de la construcción, todo menos práctico, pero estaba decidido a tener una carrocería de una sola pieza”.

Con la carrocería terminada, se implementó la idea de un sistema para revelar y ocultar dramáticamente el faro. El uso de la impresión 3D, una característica que comparte con la FTR AMA, permitió que se acentuara la forma del cuerpo sencilla y rápidamente. También se fabricó un nuevo basculante de aluminio 7020. Conservando el punto de montaje de la suspensión original, Öhlins Racing proporciona un amortiguador especial superpuesto en negro, para que coincida con el estilo general, complementando con horquillas delanteras negras especiales.

“El sistema de frenado es de mi querido socio Beringer. Ofrecieron el uso de un sistema prototipo, uno de los sistemas de frenado más livianos que tienen. Es alrededor de 1 kilogramo para el sistema de rueda delantera completo, todo conectado a las ruedas de carbono Rotobok con neumáticos GP Racer suministrados por Dunlop para una conexión perfecta con el suelo. Esta moto es realmente dinámica en las calles”, declaró Hennenbert.

Los toque finales fueron proporcionados por Jeroen de Silver Machine Seats, quien cubrió el asiento y tablero con Alcantara, inspirado en los tableros de Hypercar. Por lo que Hennenbert puntualizó: “Nunca hubiera logrado una construcción tan complicada solo. Muchos de mis compañeros anteriores en Appaloosa dieron un paso al frente, así como muchos otros, y les agradezco a todos. Disfruté mucho trabajando en este proyecto y espero que Black Swan le de al propietario, y a cualquiera que la vea, la misma sensación”.