Todos los pilotos de Honda en MotoGP comparten el mismo objetivo: dar un golpe sobre la mesa en 2022 en el Campeonato del Mundo de MotoGP. Es por eso, que Pol Espargaró, Alex Márquez y Takaaki Nakagami han compartido su confianza y las sensaciones que les dejó la nueva máquina de fábrica de la firma del ala dorada.

Después de dos campañas más discretas de lo que están acostumbrados en Honda, debido a las lesiones de Marc Márquez (Repsol Honda Team), el equipo parece estar listo para revertir la dinámica apoyados en la renovada RC213V, pues todo indica que será uno de los grandes atractivos de los Test Oficiales de pretemporada. En su reciente “debrief” para los medios, el compañero de equipo de Márquez, Pol Espargaró y la dupla de pilotos del LCR Honda, Alex Márquez y Takaaki Nakagami, evidenciaron su confianza en torno a la nueva máquina del fabricante japonés, manteniendo cierta cautela en su discurso.

En primer lugar, Pol Espargaró, mencionó: “La moto es mejor, pero es demasiado pronto para hablar de su mejora. Primero tenemos que poner la moto en la pista con las otras y ver dónde estamos. No somos los únicos que jugamos este juego. No solos los únicos en sacar una moto nueva a pista. Todo el mundo está haciendo lo mismo y todo el mundo va a dar un paso adelante”.

Además agregó: “¿Cómo de buena va a ser la moto? Lo veremos dentro de unos días en Malasia junto con las otras motos. No tiene mucho sentido decir que la moto es mucho mejor si rodamos dos décimas más rápido si los demás mejoran medio segundo. Es algo en lo que tenemos que seguir trabajando y luego veremos en las primeras carreras del año, aunque no estemos arriba, esto no significa nada. La nueva moto necesita tiempo y, por suerte, vamos a tener cinco días y creemos que es suficiente. Pero si no lo es, que no cunda el pánico. Vamos a tener más días para mejorar la moto”.

“Polyccio” destacó lo importante de tener a los cuatro pilotos de fábrica en pleno rendimiento: ¿Qué pedimos? Como ha dicho “Taka”, el grip era importante para todos nosotros. Hemos visto en los últimos años que las Ducati son súper fuertes en las rectas, es su clave para adelantar y luchar por las carreras, así que si queremos tener una buena temporada, al haber más Ducati en la parrilla significa que tendremos que ser más rápidos en las rectas para luchar con ellas. Para recuperar posiciones o para defenderlas”.

Por su parte, Alex Márquez mostró su confianza y mantuvo la calma a la espera de testear la moto en otros circuitos: “En Jerez parecía que el potencial era bueno. En Misano, por parte de Pol y Marc, la opinión fue similar. La cuestión es que no tuvimos mucho tiempo para trabajar en la puesta a punto y aspectos así. Seguro Honda nos aportará mejoras porque saben que los comentarios de los tres pilotos en Jerez fueron muy similares y eso es lo más positivo. Todavía tenemos que trabajar en la moto y extraer ese potencial, que parece que está ahí”.

Takaaki Nakagami redobló su confianza de la mano de un “coach” mental y recordó su primera impresión muy positiva con la nueva moto en el Test de Jerez, además de los problemas con el grip trasero del pasado curso, un aspecto que se ha buscado cambiar: “La nueva moto ha mejorado mucho el agarre trasero y también el rendimiento del motor. Principalmente , muchas partes de la moto han mejorada, así que sí, como se ve desde afuera, hay un gran cambio en la moto, un gran cambio de aspecto y se aprecio como Honda ha trabajado muy duro en la temporada”.

Por último “Taka” no dudó en señalar que la nueva moto es mucho mejor que la de 2021, pero aclaró que aún deben probar muchas cosas, porque no está al 100%. Tras ratificar que iban en la dirección correcta en Jerez: “Tenemos el Test de Malasia y el Test de Mandalika durante dos y tres días y va a ser muy, muy importante para estar preparados para Qatar. El Test de Jerez fue muy bueno, pero no sabemos si será un buen Test en Malasia o en Mandalika. Podría haber condiciones diferentes y son trazados muy distintos y, por supuesto, habrá diferentes asignaciones de neumáticos”.