El constructor alemán Julian Von Oheimb se ha hecho de personalizar Hayley-Davidson su pasión por diez años en One Way Machine y a pesar de tener predilección por los modelos antiguos y de nunca haber trabajado con un donante que tenga menos de 15 años de antigüedad, ha decidido cambiar eso para celebrar el décimo aniversario de OWM.

La elegida para esta fecha conmemorativa fue una Harley-Davidson Street Bob modelo 2020 de cero millas, impulsada por un motor Milwaukee Eight de 107 ci. Aunque a pesar de ser un modelo “reciente”, Von Oheimb pudo añadirle ese estilo que tanto lo caracteriza. Siendo esta una nueva experiencia para él y para el cliente, quien a pesar de ya contar con otras tres contracciones del taller, en esta ocasión solicitó que la moto tuviera un color vibrante, algo que no iba con el estilo de OWM.

Después de una intensa búsqueda, se decidieron por un verde intenso, que era lo suficientemente colorido para satisfacer la petición del cliente y lo suficientemente sutil para satisfacer a Von Oheimb. Así, lo primero fue desmontar la motocicleta, logrando que el mayor impacto visual fueran el juego de ruedas de 19” Harley Rocker C. El problema fue montarla en la parte trasera, ya que no había suficiente espacio y se buscaba evitar que se tuviera la apariencia de un basculante estirado, esto se logró alargando los soportes del eje para crear más espacio.

La Street Boob ahora funciona con una cadena en lugar de un cinturón, utilizando una rueda dentada hecha a medida. Y los frenos de serie se han actualizado con discos Zodiac. También se bajaron las horquillas delanteras y se instaló un nuevo amortiguador trasero de Müller Motorcycles. Junto con las nuevas ruedas, le da a esta Harley una postura decidida.

En la parte superior está el tanque de combustible de una motocicleta AWO antigua de Alemania Oriental, modificada para adaptarse a la Harley moderna. El tapón de gasolina es Kustom Tech, con un motivo del décimo aniversario, que fue grabado por Carsten Estermann. Las insignias OWM personalizadas añaden un toque de marca sin llamar demasiado la atención.

Justo detrás hay un asiento con el estilo característico de One Way Machine, con tapizado de Spirit Leather. Hay una placa obturadora personalizada debajo, para proteger el cableado, con un par de puntuales que parecen muelles de asiento clásicos desde lejos. El guardabarros trasero proviene originalmente de Chop-It, pero fue modificado extensamente.

Está montado en un par de tirantes únicos, son un soporte de placa de matrícula de montaje lateral que funciona a la izquierda. El tanque de aceite de serie todavía está en juego y las horquillas tienen mangas. El filtro de aire y los controles de pie delanteros son de Thunderbike, y las cubiertas del motor con aletas son de EMD. Los silenciadores son de MCJ e incluyen flaps para amortiguar el sonido, una palanca en el lado izquierdo del motor los abre y los cierra.

También se instaló un embrague hidráulico y un nuevo juego de manillares, mientras que las intermitentes son unidades de Kellerman y las palancas son de Rebuffini. Se conservó el pequeño velocímetro montado en el manillar del Street Bob, pero lo volvió a empaquetar en una carcasa de posventa de Rough Crafts. Por su parte BK-Lack GmbH realizó un buen trabajo con la pintura, con rayas de Chikos Pinstriping.