Los de Noale han resucitado uno de sus nombres más legendarios, en una motocicleta que se mantiene fiel a sus orígenes. Los modelos Tuareg comercializados hasta principios de los años 90, eran máquinas de Off-Road desarrolladas en los Rallyes más exigentes y disponibles en una amplia variedad de 50 a 600 centímetros cúbicos.

30 años después, la nueva Aprilia Tuareg 660 regresa con ese mismo espíritu de aventura todo terreno en una máquina tecnológica, potente y con unas evidentes buenas capacidades para rodar fuera del camino. Su motor bicilíndrico en paralelo de 660 centímetros cúbicos deriva directamente de las más deportivas RS 660 y Tuono 660, pero convenientemente ajustado en la nueva Tuareg, para ofrecer mayores medios y una elasticidad mayor, dejando sus cifras en 80 caballos de fuerza y un torque máximo de 70 Nm, todo ello para un peso en seco de solo 187 kilogramos.

Parte de esta ligereza del conjunto se debe a su silueta estrecha heredada del mundo de los Rallyes, sin accesorios superfluos ni elementos que no sean estrictamente necesarios para rodar fuera del camino. En este caso, el chasis es completamente nuevo con un entramado de tubos de acero y unas robustas placas de aluminio que lo unen al motor y el basculante, el cual también está completamente realizado en aluminio.

Como no podía ser de otra manera, las ruedas calzan neumáticos de uso On-Off de 21 pulgadas al frente y 18 atrás, destacando por sus sofisticados rines de rayos aptos para funcionar sin cámara. Mientras que las suspensiones prometen una experiencia Off-Road inolvidable anunciando el mayor recorrido libre de todas las motos similares a ella dentro de su categoría, con 240 milímetros para absorber casi cualquier obstáculo.

Finalmente, la tecnología también está presente con la completa plataforma APRC que incluye cuatro modos de manejo, Control de Tracción ajustable y ABS desconectable, además de iluminación Full-Led y un completo cuadro de instrumentos TFT a todo color de 5 pulgadas. Por el momento, Aprilia no ha facilitado mayor información y, de llegar a México, difícilmente lo haga en grandes cantidades. Por el momento, no obstante, quedan estas fotografías para admirar su estampa de lo más aventurera e inspirada en el pasado.