Hace solo un par de años, la firma Harley-Davidson reveló su LiveWire, la primera moto deportiva con batería que precedía de una de las grandes fabricas de equipos originales y hasta la fecha aún no tiene competencia. Sobre todo por el precio que la marca impuso para este modelo, lo que resultó en pocas ventas.

Por lo mismo, tampoco ha sido muy usada por los artistas que personalizan motocicletas, salvo algunas excepciones. Sin embargo, Jens von Brauck, dueño de JVB-moto, una de las tiendas europeas custom más exitosas de Europa, realizó por encargo directo de Harley-Davidson una LiveWire personalizada. El estilo de Brauck es muy distintivo, con características limpias y modelos que no están hechos para una exposición, sino para la carretera y la vida cotidiana.

Este modelo fue nombrado Silent Alarm y es un restyle elegante y coherente que a primera vista luce sutilmente diferente del modelo original. Brauck se centró principalmente en la carrocería, empezando por un nuevo depósito de combustible hecho de fibra de vidrio en vez de fibra de carbono. Reemplazó el mini-carenado swoopy por una góndola y un faro LED.

Tanto la unidad de asiento, el guardabarros delantero y las pequeñas tomas de aire debajo del tanque son nuevas, las llantas de aleación están atenuadas con cubiertas de fibra de carbono para un ambiente más sigiloso. Además el amortiguador trasero está fabricado por Sport Evolution. Con todo esto, se logran combinar las líneas clásicas con un diseño moderno y no se compromete ni la practicidad ni la comodidad de conducción para el piloto.

Respecto a la motocicleta, Jens von Brauck menciona: “Cuando la monté por primera vez a principios de 2020, me enamoré instantáneamente. Y cuando Harley me preguntó si quería construirles una motocicleta, no pude decir que no”. Brauck está pensando en producir una serie de LiveWires personalizados, en vez de vender kits o piezas individuales. Utilizando máquinas de segunda mano que cada vez son más accesibles.