Un importante paso para el futuro de Triumph en el mundo de las carreras se llevó a cabo con la develación de la nueva Street Triple 765 RS que competirá en el British Supersport de este mismo año. En conjunto con el equipo PTR, juntos demostrarán el desempeño del motor tricilíndrico junto con el chasis de la Street Triple RS en el contexto más demandante dentro de las competiciones del más alto nivel.

Los pilotos para este regreso oficial de Triumph a las competencias, serán: Kyle Smith y el campeón MotoStar, Brandon Paasch, que vestirán los colores de Dynavolt Triumph en este histórico retorno. Por otro lado, la Street Triple RS se vuelve la elegida, por sus importantes ventas a nivel mundial que la han vuelto todo un éxito, además de su apreciado manejo de clase líder y su estimulante motor, todo ello derivado de la extinta Daytona.

Esto será un preámbulo de la revolución que se espera en el Campeonato Mundial de Supersport, permitiendo un rango más amplio de formatos de motor para competir con un mismo nivel, lo cual es una gran oportunidad para fabricantes como Triumph que ya no cuentan con motocicletas homologables dentro de su catálogo y que puedan ser adquiridas en los concesionarios a gran escala.

Sobre la competitividad de la Street Triple RS, que nació como Naked y ahora recibe un tratamiento Supersport para ingresar al campeonato, Steve Sargent, Jefe de Producción de Triumph, añade: “No hubiéramos entrado en este proyecto si no creyéramos que la nuestra es una motocicleta que genuinamente puede competir”, sin dudas, algo muy cierto teniendo en cuenta que, como paquete inicial, Triumph cuenta con un chasis derivado de una Supersport que en verdad funciona y en relación a su motor, es el que los británicos han estado proporcionando a equipos privados con gran éxito en Moto2.