La firma inglesa ha presentado en México la completamente nueva Triumph Trident, durante lo que fue el lanzamiento nacional para medios celebrado en el Centro Dinámico Pegaso, en donde por supuesto se contó con la presencia de los directivos de la marca a nivel nacional, como Juan Pablo Martín del Campo, Presidente & CEO de Triumph Motorcycles de México.

Durante la conferencia, se dio a conocer a la Trident que llega como el nuevo Entry Level de Triumph, algo no es poco para nada, teniendo en cuenta el nivel de los productos de la casa de Hinckley. Se trata de una Roadster extremadamente compacta para su cilindraje, que aprovecha su ligereza para maximizar las sensaciones de su motor tricilíndrico de 660 centímetros cúbicos con todo el ADN Triumph y ese característico rugido que tanto emociona al piloto.

Por supuesto, con la Trident, Triumph ha creado la máquina más accesible de su catálogo y no únicamente en el aspecto económico, sino que también es una moto fácil de manejar y recomendable para todo aquel motociclista que esté pensando en su primera moto medianamente grande. La misma es muy predecible, sin sorpresas en todo el rango de entrega de la potencia ni sobresaltos en la conducción, ya sea, deportiva o cotidiana.

Si bien en todo lo que duró el evento de presentación no hemos salido de la pista, es una moto ágil de reacciones rápidas y terriblemente compacta para el motor que guarda en sus entrañas, lo que nos deja la enorme intuición de que la Triumph Trident es un verdadero deleite en la ciudad. Pero por supuesto, en la pista también lo hace correctamente como pudimos comprobarlo en carne propia. La Trident entra en la curva a la más mínima insinuación sobre el manillar y una vez dentro de la misma brinda confianza suficiente para mantener la trayectoria correcta, sin vicios ni movimientos extraños. La frenada es fenomenal sin importar que tanto la exijas, y no es para menos, con dos discos delanteros Stylema mordidos por pinzas Brembo de anclaje radial, no hay nada de que preocuparse en este aspecto.

De todas formas, para mayor seguridad del usuario, cuenta con ABS, Control de Tracción y dos modos de manejo: Rain y Road. Sorprende la ausencia de un modo Sport, sin embargo, en Road lo hace muy bien, incluso con cierto retardo de las asistencias para permitir algunos excesos durante el manejo deportivo. La tecnología electrónica no acaba aquí, ya que su pequeño tablero de una única esfera completamente digital con una sección TFT a color posee la plataforma de conectividad My Triumph para enlace directo con dispositivos móviles, todo con mando directo desde el puño izquierdo.

En números concretos, la Triumph Trident llega a México con un precio de $199,989 impulsada por un motor tricilíndrico capaz de rendir 81 caballos de fuerza a 10,250 revoluciones y 64 Nm de torque máximo a apenas 6,250 rpm. Su depósito de gasolina es de 14 litros para una autonomía teórica de 280 kilómetros y, no menos importante, es su amplio intervalo de servicios, los cuales deben de llevarse a cabo cada 16,000 kilómetros, asegurando una funcionalidad y bajo costo operativo de lo más interesante.

Clic aquí para ver la galería completa