Ha pasado casi un año desde que la marca de Kobe presentó en el Tokio Motor Show 2019 a la menor de las Ninjas, la Kawasaki Ninja ZX-25R, la cual hizo que todo el mundo se quedara con la boca abierta, tanto que la supuesta superestrella del show, la Z H2, quedo de lado y es que para los amantes de las dos ruedas, esta moto significa la puerta de entrada a la vida en pista con la mayor facilidad para poder aprender los tejemanejes de una deportiva.

Si bien como decíamos ha pasado un año desde esa develación poco se había sabido sobre esta deportiva de cuarto de litro, y es que nadie esperaba que un pequeño virus proveniente de China viniera a trastocar todos los proyectos que se tenían en el presente año para las motocicletas y la industria en general, aunque cuando por los idus de marzo Jonathan Rea y su compañero Alex Lowes fueron fotografiados probando la motocicleta con especificaciones y decoración oficial del KRT (ver nota), las expectativas se volvieron a disparar esperando la presentación de dicha moto en la región de Indonesia a principios de abril, pero como decíamos la pandemia tendría otros planes, y ha sido hasta hace unos días que la marca verde presentó a esta la menor de las maquinas deportivas para todo el mercado asiático, la presentación hecha en Indonesia, estableció que su precio será alrededor de 96,429,550.55 rupias indonesias ($150,000 pesos aprox.) para el modelo estándar, mientras que la SE se venderá en alrededor de 113,786,869.65 rupias indonesias unos 176 mil pesos mexicanos.

Y ustedes dirán pero porque tanto por una moto de estas características, bueno como dijo mi amigo el mecánico vamos por partes, y empecemos por el motor, si bien la mayoría de las motos de 250 tienen un motor mono cilíndrico, o bien un motor gemelo en paralelo, la Ninja ZX-25R está impulsada por un cuatro en línea de 250cc el cual proporciona la friolera de 49 caballos de fuerza a 15,500 rpm y con un torque de 22.9 Nm cuando el motor llega a las 14,500 rpm lo que resulta deliciosamente cautivante. Además tiene una caja de cambios de 6 velocidades, por si fuera poco y aquí inician las diferenciaciones el modelo estándar tiene un sistema de frenos ABS de doble canal y un embrague deslizante, mientras que la versión SE cuenta con control de tracción con modos de conducción y un cambio rápido bidireccional. Ambas versiones presentan un disco de 310 mm con una pinza de cuatro pistones en la parte delantera y un disco de 220 mm con una pinza de un pistón en la parte trasera.

Kawasaki no ha escatimado a la hora de equipar a esta potente versión en miniatura de sus hermanas mayores, y le ha instalado horquillas de 37 mm de Showa y un monoamortiguador tipo enlace con ajuste de precarga. Ya en la pista la ZX-25R mantiene la línea de la familia Ninja. Con faros LED divididos y el sutil pico y junto a la estética agresiva hacia adelante y el asiento escalonado que recuerdan a la ZX 6R. Incluso sin las calcomanías del Kawasaki Racing Team en el carenado, el mensaje se entiende claramente a primera vista… esta moto nació para correr.

La historia de esta moto va de la mano de la historia de Kawasaki quien siempre ha estado a la vanguardia de la innovación, y esto está de manifiesto cuando te das cuenta de que es el único fabricante con una motocicleta sobrealimentada como parte de su portafolio de producción en serie, en tres segmentos diferentes. Y es que desde siempre fue la moto de arranque para los usuarios, y desde 1986 hasta que salió del mercado en 2013, para dar paso al nuevo modelo y ascendiera en 50cc de capacidad, la Ninja 300, y de ahí a la Ninja 400. El regreso de esta moto al cuarto de litro y con una potencia tal que nos hace recordar los años noventas, pero cumpliendo todas las reglamentaciones de emisión de gases vigentes actualmente en todo el mundo.

Con este desarrollo Kawasaki una vez más ha demostrado sus rivales quien es el que manda en cuanto a innovación y deseo de competir y dominar la pista, habrá que ver si las demás marcas están dispuestas a levantar el pañuelo y aceptar el desafío. También existe la duda de si esta Ninja ZX-25R cruce el charco y llegue a nuestras costas, las posibilidades son sino bien remotas, podríamos decir son complicadas, por lo menos.