Chase Sexton de Honda y Dylan Ferrandis de Yamaha retuvieron el título de monarcas de la categoría 250 cada uno en su división, Sexton en el Este y Ferrandis en el Oeste, una vez que concluyó el campeonato el día de ayer en la ciudad de Salt Lake en Utah, estados Unidos, Y Sextón se coronó como el mejor de ambas categorías.

Durante la carrera eliminatoria de la división este las luces de alarma en el pit del HRC se encendieron cuando a falta de unas cuantas curvas, Chase Sexton perdía de vista a Colt Nichols quien rodaba junto a su compañero de equipo, Shane McElrath en busca de lograr el cambio en las apuestas para que el piloto de Yamaha pudiera superar a Sexton en puntos para así obtener el título de campeón.

La estrategia estaba clara desde el principio McElrath debía triunfar por lo menos con 7 puntos de ventaja a Sexton para poder coronarse campeón es decir ganar y que el piloto de Honda terminara por debajo del cuarto lugar, como decíamos final de la calificación de la división Este Sexton cometía un error y terminaba practicamente encima de Nichols y bastante sacudido.

Por su parte Ferrandis también le puso dramatismo a su defensa del título, ya que el francés sufrió una caida al inicio de la eliminatoria que lo rezagó de manera importante, obligándolo a buscar su lugar en el “Main Event” corriendo la LCQ, en esta Ferrandis dominó y logró pasar a la última carrera principal del año.

Cuando el arrancador cayó en la carrera del evento principal, el paquete de pilotos salió a buscar la victoria, teniendo como protagonistas a Sexton, McElrath, Ferrandis quienes pusieron todo de su parte, siendo Sexton el ganador absoluto de la prueba por delante los pilotos de Yamaha. Con el resultado Sexto terminó el campeonato con 218 puntos nueve más que McElrath y 18 más que Ferrandis, lo que lo convirtió en el mejor piloto de la categoría tanto en la división Este como la Oeste.