El taller ICON Motosports con sede en Portland siempre ha destacado por su estilo “salvaje” con combinaciones épicas. En esta ocasión presentó su creación bautizada como Quarterflash, un sueño de 8 bits con una ráfaga de tonos neón y cuyo nombre proviene de una banda que surgió en la ciudad natal de los constructores en los 80´s.

La donadora fue una Kawasaki Z125, cuyo motor genera 9.5 Hp y pesa solo 225 lbs. Para comenzar, el especialista en piezas de pequeño calibre, con sede en Tennessee, MNNTHBX, se encargó de suministrar un kit de gran calibre de 155cc con una manivela mejorada, además de su admisión MTake. También se colocó un sistema de escape Yoshimura completo y luego se instaló un Cynojet Power Commander y un kit AutoTune.

Quarterflash presenta también un extensor de basculante MNNTHBX y un enlace de descenso en la parte trasera, conectado a un amortiguador Nitron con un depósito remoto. Los rines originales de 12 pulgadas portan neumáticos Avon, con pastillas de freno EBC que agregan potencia de frenado adicional. En cuanto al kit de carrocería, es un trabajo de Airtech Streamlining, quienes entregaron el carenado deportivo que podemos ver.

Siguiendo el modelo de la icónica Yamaha OW-01, el carenado se adaptó cuidadosamente a la medida, se esculpió una nueva cubierta de tanque de una sola pieza y una sección trasera de fibra de vidrio, rematando las cosas con una almohadilla de asiento de espuma de carrera y una gran cantidad de detalles impresos en 3D. La nueva carrocería ayudó a convertir a la Quarterflash de pit-bike a una Superbike con estilo retro.

Se agregaron nuevos controles de pie en la parte trasera, con nuevos clips y empuñaduras en la cabina. Tiene también cilindros maestros de freno y embrague hidráulico Magura, con los depósitos montados en un soporte mecanizado por CNC que se asienta donde normalmente lo harían los elevadores de manillar. Por otro lado, el tablero OEM Kawsaki se coloca perfectamente detrás del parabrisas polarizado.

Tal vez lo más llamativo de la Quarterflash es su librea, está repleta de gráficos procedentes directamente de un juego de arcade de los ochentas, rindiendo así homenaje a los diseños de cascos y chaquetas de ICON. Puede que esta motocicleta no sea para todos, pero definitivamente es llamativa y resalta a la vista.