El piloto de Honda, Joan Barreda ha enfrentado la sexta etapa del Rally Dakar con una fractura en la clavícula izquierda, demostrando su afán de superación y su compromiso en la competencia. Ahora aprovechará el día de descanso para intentar recuperarse y afrontar con todo la segunda semana de competencia.

Después de que consiguiera la victoria en la cuarta etapa y de consolidarse como el tercer piloto con la mayor cantidad de triunfos de etapa en el Dakar en la categoría de motos, el piloto español no la tuvo fácil en la quinta etapa. El día comenzó con Barreda abriendo pista, pero más adelante, a la altura del kilómetro 250 sufrió una fuerte caída, resultado de la cual se lastimó el hombro izquierdo.

Debido a esto, el piloto de Honda tuvo que completar casi 100 kilómetros de la especial con una lesión cuyos efectos conoció al llegar al campamento: se había fracturado la clavícula izquierda. Esta lesión representaba un contratiempo importante en su búsqueda de una remontada, tanto así que estuvo a punto de dejarlo fuera de la competencia.

Sin embargo, Barreda ha lograd juntar las fuerzas necesarias para subirse a su moto una vez más y seguir adelante en el rally. De hecho, su equipo lo ha ovacionado por la mañana, antes de salir a la etapa seis, demostrando su admiración y tratar de animarlo para obtener un buen resultado.

Al final de la etapa, Barreda ha terminado en la posición 12, un lugar muy respetable tomando en cuenta su lesión y ha quedado a solo cinco minutos y veintisiete segundos del líder. Mientras que en la clasificación general, sus victorias lo han colocado en el noveno puesto y con la mitad del rally por delante, nada está dicho y el piloto aún tiene oportunidad de alcanzar una buena posición.

Respecto a esta sexta etapa, Barreda comentó: “El objetivo de hoy era intentar continuar en carrera después de la caída de ayer. Con bastante dolor durante estos 100 kilómetros, especialmente en las partes de piedras y de arena, donde había que frenar para pasar los baches y los peligros, he sufrido bastante. Vamos a ir viendo cómo evoluciona la lesión. El objetivo es que no empeore. Si sigue así, espero poder manejar la situación para continuar en carrera”.

Además agregó: “La carrera se complica desde que cometimos el error el primer día, porque luego intentas apretar para recuperar el tiempo y al final llega la caída y la mala suerte de lastimarme el hombro. Ahora vamos a intentar llegar a la meta, que es mi primer objetivo. Hoy he podido acabar los primeros 100, pero no sé si continuar la etapa hubiera sido factible. Me dolía mucho el hombro en algunos movimientos encima de la moto. Veremos como será en la segunda semana”.