El modelo Classic 500 de Royal Enfield, con su motor de 499 cc ha atraído por años a los pilotos por su simplicidad, asequibilidad y apariencia vintage. Ahora fue utilizado como base por FrontWheel Motors, un taller en Bogor, en la provincia de Java Occidental, Indonesia, para crear este elegante bobber personalizado, al que nombró “Raijin”.

De acuerdo con el jefe del taller, Chandra: “Un colega vino a verme con una Classic 500 y me dio total autoridad sobre los cambios realizados en la motocicleta. Estaba más que emocionado de aceptar ese desafío y esa oportunidad. La pregunta que cruzó por mi mente fue: ¿qué tipo de cambios harían de esta motocicleta una obra de arte de ingeniería excepcional?. El look es siempre simple, pero siempre cautivador”. El nombre del vehículo, “Raijin”, es en honor al dios japonés del trueno.

Una de las tareas más importantes fue alterar la postura de la Royal Enfield, para hacerla más larga y más baja. Esto se logró modificando el ángulo de dirección de la moto y extendiendo el basculante, luego se agregó un juego de yugos personalizados, para empujar las horquillas OEM y hacer espacio para ruedas más gruesas. Se quitaron los aros originales 19F/18R por un par de rines de 16”, con neumáticos Coker de 5” de ancho.

En cuanto a la carrocería, se crearon unas muescas profundas en el tanque de combustible para las rodillas y se agregó un tapón de gasolina estilo Monza. El asiento es estilo bobber, delgado y con resortes, mientras que el guardabarros trasero es de cola de pato personalizado. La caja de herramientas a bordo de la Royal Enfield, fue utilizada como una cubierta para una nueva carcasa de filtro de aire, conectada a través de una entrada personalizada. Se cambió el silenciador de serie alargado por algo más ordenado.

Se instaló un faro más pequeño adelante y se hizo un soporte personalizado para un velocímetro de Motogadget. Las señales de giro con pequeñas unidades LED, ubicadas debajo de las palancas. La iluminación en la parte posterior es manejada por pequeñas señales de giro LED conectadas a los amortiguadores y una luz trasera en el lateral.

Entre otras piezas nuevas encontramos los manillares y puños, el acelerador, el depósito de líquido de frenos mejorado, microinterruptores, una plaanca protectora personalizada y nuevas estriberas para los pies. El encendido se reubicó a la izquierda de la moto, justo debajo del tanque. Los acabados de Raijin son monocromáticos, su pintura plateada se ve en el tanque y el guardabarros trasero y se complementa con una serie de piezas negras.