Triumph ha presentado su renovada gama con uno de sus modelos estrella, la Tiger 1200 2022, que trae diversas novedades en sus cinco versiones: GT, GT Pro, Explorer GT, Rally Pro y Explorer. Con respecto a su predecesora pierde 25 kilogramos de peso, y está equipada con motor tricilíndrico derivado de la Speed Triple RS y RR.

Este nuevo motor T-plane, es un tricilíndrico con la misma filosofía que la Tiger 900 que ha mejorado su desempeño en altos y bajos regímenes, su cilindrada es de 1160 cc, con lo que ofrece una potencia de 150 hp comparados con los 141 hp que ofrecía antes y 9 Nm más, alcanzando los 130 Nm. Otra detalle importante es la transmisión final por cardan, que da libertad frente al mantenimiento de la cadena.

Se ha dado gran importancia a la manejabilidad, por lo que la parte del ciclo también ha tenido bastantes cambios, centradas principalmente en reducir el peso y mejorar la ergonomía. Conserva las suspensiones Showa, la pinza delantera Brembo Stylema con maneta regulable Magura HC-1 y los neumáticos Metzeler Tourance, en los modelos GT y Metzeler Karoo Street en los modelos Rally.

Uno de los aspectos que hay que destacar es que se han colocado un subchasis atornillado, que ayuda a reducir el peso del conjunto, se han cambiado las estriberas y el basculante que ahora es tri-Link en vez de monobrazo. Posee un nuevo depósito de gasolina fabricado en aluminio, que de igual forma reduce el peso y que en las Explorer tiene capacidad de 30 litros, mientras que en el resto es de 20 litros.

Las dimensiones de los rines también destacan, en el caso de las Rally tienen la habitual combinación de 21” delante y 18” detrás. En los modelos GT que tienen una orientación más asfáltica sus rines son de fundición de aluminio de 19” delante y 18” atrás. Todos los modelos cuentan con ajuste de altura del asiento en 20mm y el manillar creció en anchura para mejorar el control. Los cubrepuños también varían de acuerdo con cada versión.

En cuanto a la electrónica, esta dio un paso adelante con la unidad inercial IMU, ABS en curva, el control de tracción en curva y hasta seis modos de conducción (dependiendo el modelo). A esto se le suma su pantalla TFT a color y con conectividad My Triumph de serie. Su iluminación es LED, acompañada de una luz diurna DRL y unos faros adaptativos sensibles a la inclinación.

En el caso de las versiones Explorer, cuentan con un novedoso sistema de radar con detección de ángulo muerto, que fue desarrollada junto a Continental, que avisa al piloto cuando hay un vehículo en el punto ciego del retrovisor y tiene asistente de cambio de carril. Por último, la gama de colores es nueva y mucho más llamativa, ya que Triumpg busca dar un estilo más moderno a sus modelos.