La firma Yamaha ha presentado uno de sus modelos más avanzados de la gama hyper-naked: la Yamaha MT-10 SP, que cuenta con un equipamiento especial, el cual representa la cúspide de la evolución de la moto, basándose en la MT-10 pero con características propias que la hacen más capaz, tecnológica y exclusiva.

Para analizar todas las mejoras que presenta este nuevo modelo para 2022, tenemos que centrarnos primero en el ciclo, en donde se destaca por ser la primera moto del mundo que tiene la suspensión de control electrónico de Öhlins en ambos trenes. Además están dotados de la nueva tecnología de válvulas de amortiguación, gracias al cual se puede acceder a una mayor cantidad de ajustes y un mayor grado de respuesta.

Desde el menú ERS, se pueden seleccionar cualquiera de los tres modos de amortiguación semiactivos: A1, A2 y A3, que corresponden a los modos Deportivo, Normal y Touring, y tres configuraciones manuales M1, M2 y M3. En los semiactivos, el sistema ajusta la amortiguación en extensión y compresión. Mientras que el modo manual, te permite un ajuste electrónico de la amortiguación en extensión y compresión para la horquilla y el amortiguador trasero mediante el menú YRC.

La quilla en tres piezas le da un estilo aún más agresivo, sin dejar de cumplir su función de proteger el radiador de aceite. También son destacables los latiguillos de freno metálicos, que mejoran el tacto y ofrecen un rendimiento superior en situaciones de gran exigencia, como en circuito, en donde las temperaturas suelen aumentar considerablemente.

Entre otros cambios también encontramos las mejoras que ya habíamos podido ver en la MT-10 como una mayor potencia, una nueva pantalla TFT y una nueva bomba radial. Hablando de la decoración, la Yamaha MT-10 SP tienen un acabado en color Icon Performance que está inspirado en la R1M. Este modelo llegará a los concesionarios europeos a mitad del próximo año, pero aún si tiene confirmada su llegada a México, ni el precio estimado en el que podremos encontrarla.