Ocho años después de que la piloto Laia Sanz participara por última vez en una prueba de Trial, ha decidido volver a competir en el Campeonato del Mundo de Trial Femenino, prueba en la que acumula 13 de sus 18 títulos totales, cifras que ninguna otra mujer ha logrado.

La piloto de KH-7 había dejado de competir en esta categoría en 2013, ya que le resultaba imposible compaginar el Trial con otras competencias como el Mundial de Enduro o el Rally Dakar. Pero afortunadamente no fue un retiro permanente y este año, Sanz regresa: “Volver al Trial era algo que me había pasado por la cabeza varias veces, pero no había tenido la oportunidad. Ahora con GasGas es perfecto, porque es una marca con gran variedad de motos, incluidas las de Trial, así que poder aprovecharlo me hace mucha ilusión”.

Otra buena noticia, es que la española, ha tenido una excelente recuperación de los contratiempos físicos y de salud que había tenido que sobrellevar estos últimos años, como sus enfermedades y algunas lesiones físicas. “Los últimos tres años han sido muy complicados para mi; primero con una mononucleosis, luego la fiebre Q y el año pasado el Lyme. Ahora que empiezo a encontrarme mejor, estoy muy contenta de volver al Trial, que además es el deporte en el que empecé y que he echado mucho de menos. Seguramente, uno de los motivos para volver es recuperar sensaciones y disfrutar otra vez encima de la moto”, explicó.

Laia Sanz competirá con una GasGas TXT GP 330 y ya lleva algunos meses entrenando con ella, para recuperar la condición y minimizar los efector de estar alejada tanto tiempo de estas competencias. También ha decidido volver al Mundial de Enduro Femenino, del que se había retirado hace cuatro años, para centrarse exclusivamente en los Rallyes Cross-Country y en el Dakar. Y espera poder compaginar ambas modalidades, como solía hacerlo antes, aunque sabe que no será fácil.

Por si fuera poco, la piloto se encuentra ahora frente a la posibilidad de lograr los 20 títulos mundiales, pero decide no sentirse presionada: “Los 20 títulos es una cifra que suena muy bien, pero no será fácil. Más que pensar en ganar, hay que entrenar para recuperar las sensaciones y sentirme competitiva. Luego ya veremos, pero está claro que lo intentaré”.

La primera batalla para Sanz será en el Trial de Italia, que tendrá lugar del 11 al 13 de junio y una semana después disputará la primera prueba del Mundial de Enduro, en Portugal.