Ana Carrasco, primera mujer en proclamarse campeona del mundo de motociclismo en Supersport 300, volvió a subirse a su Kawasaki Ninja 400 tras cinco meses de recuperación por la fractura de dos vértebras y aseguró terminar con “mejores sensaciones” de las esperadas.

Carrasco volvió para completar dos días de pruebas en el Circuit de Barcelona-Catalunya (España) los días 24 y 25 de febrero. Una jornada de entrenamientos en los que participaron también pilotos de MotoGP como Pol Espargaró (Repsol Honda) y Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), entre otros. Además, sirvió para rendir homenaje a Fausto Gresini, director del equipo Gresini Racing de MotoGP y ex piloto, quien falleció como consecuencia de una infección por coronavirus.

“Estoy muy contenta con el primer día. Las sensaciones han sido mejores de lo que esperaba. Me he sentido bastante bien desde el principio y he ido bastante rápido. Sigo teniendo algo de molestias en el cuello y en la espalda, pero me he encontrado bien pilotando. Contenta con volver al circuito, volver a trabajar con el equipo”, mencionó la española.

Carrasco, de 23 años, sufrió el pasado mes de septiembre una doble fractura de vértebras tras sufrir una caída durante un test privado en el circuito de Estoril (Portugal). Con los pensamientos de su cirugía y las lesiones resultantes que ahora se desvanecen en su memoria, la piloto española de 23 años estaba interesada no solo en medir los tiempos de vuelta en su Ninja 400, sino también en la resistencia en términos de la gran cantidad de vueltas completadas.

El ex piloto de WorldSBK, Joan Lascorz, que le ofreció ayuda y consejos en la pista en la prueba, pudo dirigir la energía de Carrasco para completar 40 vueltas en el día inaugural y luego 44 vueltas en el segundo día de pruebas, un total satisfactorio para cualquier piloto o y especialmente impresionante dado que este fue el regreso de Carrasci a la pista después de cinco meses de recuperación luego de una cirugía de columna.

Con la próxima prueba programada para los días 16 y 17 de marzo en Navarra (España), tanto la piloto como el equipo sienten que se han sentado las bases para seguir avanzando. Ana comentó: “Tengo mucha confianza en la moto y los tiempos de vuelta coinciden con nuestro ritmo objetivo, así que estoy muy contenta. Además, volver a trabajar con mi equipo y obtener información valiosa de Joan fue realmente motivador”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =