Carmelo Ezpeleta, el CEO de Dorna y máximo responsable del Campeonato del Mundo de MotoGP, ha comunicado en una entrevista que puede que en 2020 no haya mundial de motos. Ezpeleta hizo mención de lo difícil que es organizar un mundial en estas circunstancias debido a las restricciones fronterizas de los países. El Campeonato del Mundo de MotoGP requiere de la entrada de personal de todo el mundo, algo totalmente incompatible con la emergencia sanitaria que se está viviendo.

“Creo que antes de tener vacunas para detener la propagación del coronavirus, será muy difícil o imposible organizar un Gran Premio y otros eventos importantes. “Estamos en guerra y es concebible que no haya una Mundial de motos en 2020. La situación es muy mala en España, al igual que Italia y Francia”. comentó Ezpeleta en la entrevista. Una declaración muy importante porque, de ser así, no solo pondría en jaque la temporada 2020 sino también la 2021.

Lo que no preocupa demasiado a Ezpeleta es la norma que dice que se deben disputar al menos trece Grandes Premios en tres continentes diferentes para que se considere un mundial: “no es un problema porque hay una cláusula de fuerza mayor. En ese caso podemos reducir el número carreras, no me preocupa, al menos podríamos tener campeones”.

Dadas las circunstancias podría darse el caso de que el campeón del mundo de MotoGP 2020 lo fuese con solo cuatro o cinco carreras disputadas. Así lo asume también el CEO de Dorna, quien dice que “si pudiéramos comenzar en septiembre, aún podríamos hacer cuatro o cinco carreras. Tal vez podamos correr algunas carreras en Europa y luego viajar a Asia”.

Pero cada vez se va retrasando más la fecha de inicio del mundial y todos los caminos conducen a la cancelación de teste.

“Los gobiernos y las autoridades sanitarias no nos permitirán organizar un Gran Premio con más de 2.000 personas de todo el mundo”, se resigna Ezpeleta, por lo que se centra en “ayudar a los equipos a sobrevivir 2020 económicamente. Pagamos dinero cada mes, incluso si no hay una sola carrera”. Concluyó Ezpeleta.

Por otro lado, Hervé Poncharal, el dueño del equipo Tech3 y también el presidente de IRTA, mencionó que las motos de MotoGP quedarán congeladas hasta 2022, es decir, ni la aerodinámicas ni los motores podrán alterarse durante las dos próximas temporadas. Una medida extrema provocada por esta crisis del coronavirus y que busca la igualdad en el campeonato.

Según Poncharal, la decisión fue tomada entre Dorna, la MSMA, IRTA y la FIM. El desarrollo de los motores y la aerodinámica estará parado hasta finales de 2021, esto sin duda afectará a las dos próximas temporadas, suponiendo que la de 2020 finalmente se dispute, cosa que está por verse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + ocho =