Debido a la caótica temporada por el COVID-19, la Federación Internacional de Motociclismo, Dorna, IRTA y la MSMA se han puesto de acuerdo para llevar a cabo una homologación a distancia de los motores y la aerodinámica que emplearán los pilotos de MotoGP.

Desde 2008 hasta ahora las fábricas tenían dos opciones de homologación: o bien entregaban a la organización todas las piezas del motor o un motor completo, o también podían facilitar los diseños pormenorizados de cada componente del motor a la organización. De este modo, la FIM podía verificar que todos los motores que usan las fábricas a lo largo de la temporada coinciden en especificaciones con las piezas o los diseños entregados en la cita de Losail.

Sin embargo, en 2020 sólo la fábrica Honda fue capaz de entregar en Qatar toda las piezas del motor que usarán esta temporada. El resto de estructuras sin concesiones no tuvieron la oportunidad de presentar las especificaciones definitivas de sus motores por las restricciones en términos de movilidad impuestas por los gobiernos nacionales como consecuencia de la epidemia de coronavirus.

Debido a esto y para evitar cualquier ventaja entre las marcas que participan en MotoGP, tanto equipos como organización acordaron enviar directamente a la FIM los motores y piezas que utilizarán en la primera cita de la temporada. Además de esto, todas las fábrica deberán remitir una copia digital de la primera versión de sus carenados a Danny Aldridge, responsable técnico de la FIM, para que pueda hacer la homologación y darles el visto bueno siempre y cuando cumplan con las dimensiones que dicta el reglamento. A mitad de temporada, en una fecha que todavía está por definir dados los cambios en el calendario, los equipos podrán presentar un segundo diseño aerodinámico para afrontar la segunda parte del curso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + quince =