El día de ayer en las instalaciones del Instituto del Mundo Árabe en París se realizó oficialmente la presentación el recorrido de la 42ª edición del Dakar que inicia en Jeddah el 5 de enero de 2020, y que terminará tras 12 etapas en Qiddiyah, ciudad cercana a Riad, la capital del país. Serán alrededor de 7900 km, en la que los pilotos deberán afrontar 5000 km de especiales durante la competencia: además de enfrentarse y descubrir el camino correcto entre las dunas de Arabia Saudí, esto será durante la segunda parte del recorrido, la primera visita a este país sumergirá a los competidores en primera instancia a una serie de laberintos, donde los instintos de orientación y las habilidades de navegación se pondrán a prueba.

Con el cambio de sede vienen también cambios en el reglamento los cuales buscan devolverle su esencia fundamental a las competencias de rally raid, en donde los pilotos aficionados podrán estar codo a codo con los profesionales y veteranos, y en medida de sus posibilidades y habilidades competir directamente contra ellos. Con los nuevos libros de ruta y las etapas maratón se confía en que eso contribuya a reducir tales diferencias.
351 vehículos conforman la lista oficial de participantes, teniendo 170 motos y quads, 134 autos y SSV y 47 camiones, en comparación a los 334 vehículos que tomaron la salida en la última edición en Sudamérica el año pasado.

Com mencionamos el arranque será en Jeddah, una antigua aldea de pescadores fundada en el siglo VII , la cual se volvió en uno de los puertos comerciales más importantes del mundo y además de ser la puerta de entrada para los Hajjistas realizan la peregrinación anual a los lugares sagrados de La Meca o Medina. Este próximo 5 de enero, la segunda ciudad más importante del país será el punto de salida para otra peregrinación no menos importante, el Dakar y enfrentará a los participantes al nada más salir a resolver el problema del mejor camino, ya que tanto pilotos como tripulaciones deberán enfrentarse al sutil estilo de navegación al estilo saudí, tomando decisiones de orientación que se complicarán por el gran número de rutas posibles. En los vehículos de 4 ruedas los navegantes y copilotos harán valer su voz de mando cuando enfrenten las etapas cercanas al mar Rojo o en los bastos confines de Jordania para las etapas cerca de Neom, y después dirigiéndose hacia Al Ula. La arena será cada vez más frecuente y presentará retos de gran dificultad cuando las dunaS de Ha’il y Riad, la capital, donde tendrán un día de descanso. Los retos se recrudecerán cuando los participantes se enfrenten al de cierto conocido como Rub’ Al Khali, el Lugar Vacío, y en la inmensa nada del desierto saudita que ocupa la tercera parte del territorio se disputarán las etapas clave de Shubaytah y Haradh. Si bien, todo podría hacer que la clasificación siga sin definirse para cuando se llegue a Qiddiyah, será definitivamente la navegación quien decida la posición de los participantes, incluso, de los mejores pilotos.

La realización de los nuevos libros de ruta, los cuales están redactados en colores y serán entregados en varias etapas apenas unos minutos antes de la salida de la especial, priva a los pilotos mejor “cuidados” de una ayuda decisiva. Así mismo, con la creación de una etapa «supermaratón» para las categorías de motos y quads donde solo se podrán realizar 10 minutos de labor mecánica hará que el mantenimiento de los vehículos vuelva a ser el centro principal y neurálgico de la competencia, al igual que la etapa maratón propiamente dicha que es obligatoria para todos los vehículos, durante la penúltima jornada de carrera. Y para que aquellos pilotos menos experimentados continúen con su aprendizaje, se ha acordado concederles un comodín, y es que a partir de esta edición en todas las categorías, los pilotos que se vean forzados a abandonar: podrán retornar a la carrera registrándose en una clasificación paralela bautizada como «Dakar Experience».

El canto de llamada que el Oriente ha realizado atrajo a un 5 % más de vehículos con relación a los participantes en Lima en enero de este año. La participación de pilotos de Sudamérica aunque en esta ocasión será menor pero con 42 vehículos representando a la parte sur del continente americano, ya que durante la última edición en África durante 2007 no hubo más que 12. Las 557 personas que entrarán en carrera (pilotos y copilotos) conjugan 53 nacionalidades en total, con el trío de cabeza dominado por la delegación francesa (258), seguida de España (77) y Países Bajos (53). La progresión más significativa corresponde a Arabia Saudí, que presenta en casa a 13 pilotos y 5 copilotos, entre ellos el esperadísimo Yazeed Al-Rahji, aspirante al título al volante de un 4×4 Toyota Hilux. Ahora bien, el primer motorista saudí que participa en el Dakar, Michal Alghuneim, también será seguido de cerca por sus compatriotas. Para terminar, 13 mujeres tomarán la salida en el Dakar de 2020, entre ellas una tripulación 100 % femenina compuesta por Camelia Liparoti y Annett Fischer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + siete =