La tercera y última jornada del All in One de BRP y Revista 400 fue llevado a cabo con gran éxito, cerrando así un evento sin precedentes en donde se pusieron a prueba las capacidades de los vehículos del grupo canadiense en todos los escenarios posibles: mar, carretera y Off-Road.

Este triatlón motorizado comenzó con un primer día de navegación a bordo de las motos acuáticas Sea-Doo, para que al siguiente día recorriéramos 400 kilómetros de carretera en los Can-Am Ryker y, finalmente, acabar la aventura con poco más de un centenar de kilómetros de Off-Road nocturno a bordo de los vehículos todo terreno de Can-Am, entre ellos Outlander 450 Max, Defender HD8 Max y los todo poderosos Maverick X3 X rs y X rc, ambos con motores turbocargados de 195 caballos de fuerza.

Como la jornada anterior, todo comenzó en la agencia BRP Cancún, en donde nos esperaban los vehículos listos para la aventura. Tras un breve tramo de asfalto, nos internamos en la naturaleza, en donde las abundantes lluvias caídas en días anteriores hicieron más técnico y entretenido el recorrido, lo cual no fue impedimento para que los vehículos de Can-Am se lucieran reluciendo sus impresionantes capacidades. Mientras el Outlander destaca por su ligereza para hacer la exploración del terreno, el Defender cumplió con la importante misión de cargar con todas las provisiones para la aventura en su amplia caja de carga, mientras que los Maverick X3 fueron las estrellas.

Ambas versiones del Maverick X3, tanto el X rs como el X rc, lo superan todo a una velocidad muy superior a la que podría cualquier otro vehículo todo terreno, pero lo verdaderamente sorprendente era la simpleza con la que se deja llevar. Iniciamos manejando con la llave de color verde que limita el potencial de la máquina para no llevarnos sorpresas, pero el Maverick X3 en cualquiera de sus versiones transmite una seguridad sorprendente en el manejo por lo que rápidamente te sentirás en condiciones de manejarlo sin restricciones y con 195 hp de potencia a la disposición del pie derecho.

Pisar el acelerador del Maverick X3 a fondo significa comenzar a ver hacia arriba porque el frente se levanta mientras la parte trasera empuja con un maravilloso ímpetu que lejos de obligar a levantar el pie del acelerador, invita a hacer leves correcciones con la dirección para mantener la situación bajo control y sin sobresaltos, porque además, el sistema EPS de asistencia electrónica de la dirección posee una función variable que endurece el sistema según las condiciones de manejo en tiempo real.

Pero no todo es velocidad, sino que los pasos técnicos también los supera con una facilidad que es de admirar, tan solo activar la función 4×4 para que nada te detenga mientras que después de familiarizarte con él te das cuenta que es más compacto de lo que su imponente tamaño pudieran hacer suponer para poder pasar incluso por estrechos senderos. Fue así como tras superar piedras, mucho lodo, pasos técnicos y otros de velocidad pura flotando a más de 100 kilómetros por hora por sobre la maleza, abandonamos la selva para regresar al asfalto y dejar las unidades nuevamente en la agencia BRP Cancún.

Finalmente, la cena de clausura llevada a cabo en el Restaurante Harry’s de Cancún, sirvió para hacer el balance de una semana repleta de aventuras en este All in One que BRP y Revista 400 han realizado en exclusiva para documentar el gran performance de todos los productos del grupo canadiense, ya sea por su rama marítima Sea-Doo o de tierra Can-Am. Lo que deja por conclusión que no hay rincón ni superficie en este planeta que no se pueda explorar exitosamente a bordo de alguno de los productos de BRP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 5 =