El Autódromo Hermanos Rodríguez recibió al Campeonato Nacional de Velocidad, con un programa conformado por siete carreras más que emocionantes, donde nada estaba escrito y el guión cambió de último momento.

Las actividades del Racing Bike México comenzaron desde muy temprano con entrenamientos para después dar paso a las clasificaciones. La mayor sorpresa fue el piloto de Pirelli, Daniel Cano, quien había protagonizado una racha de triunfos ininterrumpidas y consiguió la pole position en la Supersport 600, manteniendo las expectativas muy altas.

Supersport 200 fue la primera categoría, la cual tuvo como triunfador a Ernesto Fernández, marcando una sorprendente ventaja de 41 segundos sobre sus rivales. Sin embargo, la segunda y tercera posición estuvieron en disputa; en los últimos metros de la pista, Ricardo Mares rebasó de manera espectacular a David Flores, ambos terminaron con una diferencia de tan sólo 0.642 segundos.

La siguiente categoría fue la Supersport 600, a pocas vueltas de que inició, el poleman Daniel Cano se fue al suelo terminando con su racha de victorias. Así, el triunfo fue para Colombia con Rigo Salazar, quien mostró una superioridad incomparable, ganando con una ventaja de más de 17 segundos sobre su más cercano rival, Zared León.

El tercer lugar fue para Alejandro Carreón en un duelo muy cerrado con Iván Muñoz, ambos pilotos marcaron una diferencia de 0.059 segundos. El colombiano Mauricio Palacios fue el primero en cruzar la línea de meta, sin embargo, fue descalificado tras la revisión técnica.

Superstock 1000 continuó con la adrenalina para el público, esta vez Rigo “el avión” Salazar volvió a brillar en pista, tras una carrera que disputó con Adolfo Delgado y estuvo más que pareja. Desafortunadamente, según declaraciones de Delgado, la rueda trasera se ponchó en las ultimas vueltas y no pudo cerrar como le hubiera gustado, finalizando en cuarto. Debido a los problemas técnicos de Delgado, el segundo lugar lo defendió Alain Escobedo a bordo de su Kawasaki y tercero para Jonathan Gómez.

La Supertock 600 fue una carrera para recordar debido a la fuerte disputa por el primer lugar, una bandera roja finalizó las actividades antes de lo esperado y Alberto Rovirosa se llevó la victoria a casa. Apesar de la lesión que sufrió en Monterrey la fecha pasada, demostró las ganas de ganar y lo logró una vez más. Cabe destacar que Rovirosa tuvo una dura pelea con John Ramos, sin embargo, el piloto de Puerto Rico fue descalificado en la revisión técnica. El podio de la Super Stock 600 lo completó, Hiram Martínez y Bernardo Altamirano.

Para la 300 Super Sport, Víctor Pérez de León, hizo una carrera excelente después de remontar desde los últimos lugares al primero. El mexicano, una vez en punta, comenzó a distanciarse de sus compañeros y al finalizar, lededicó a su padre, Benjamín “Chunga” Pérez. En la misma categoría, Alfonso Linares y Gabriel Da Silva lucharon vuelta a vuelta por el podio, al final el colombiano se hizo de la segunda posición y el norteamericano se conformó con la tercera plaza.

En la Súper Xtreme 600, fue para Iván Matías, José Espejel y Mauricio Vázquez. Para finalizar las actividades del día, en la Master 40, Norberto Villalobos continúa dominando la categoría desde la primera vuelta hasta la bandera de cuadros. Alejandro López y Víctor Iturbe completaron el podio. La próxima carrera será en Querétaro en una fecha doble llena de adrenalina.

Visita la galería completa aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 12 =