Antonio Espinosa Maya, Director del equipo Katana Racing ubicado en la populosa y renombrada Col. Peralvillo de la Ciudad de México recibió por parte de Revista 400 un refulgente reconocimiento por su labor de 25 años (1988-2013) fomentando el deporte en las filas de Superbike México del motociclismo de carreras en los diferentes Autódromos del país.
 
Durante los años mencionados apoyó con dedicación a un sin fin de corredores difícil de igualar en calidad y número, como por ejemplo, Jhonathan Gómez, Bryan Almazan, Antonio Almazan, Filiberto PobletAdrian Espinosa (hijo), Hermanos Sánchez Daniel, Dirk, David, Cristian Hernández, Carlos Domínguez, Diego y José de la Cruz, Estaban Martín del Campo, Oscar Delgadillo, Abraham Hernández, Emanuel Esteves, Gustavo Tinajero, Abraham Hernández Jr, Los Hermanos Vega José, Manuel y Porfirio, César y Carlos Manrique, Arturo Gomez, “Karina Davila”, Luis Heredia, Fernando Colichi, Jaime Casarin, Fernando Vidal, Francisco, Oscar, José Zarco, Hugo Moneda,Carlos Procuna,Eduardo Sainz,Lolo Martinez,Roberto Orozco,Roberto Gomez, René Torres, Antonio Gómez, Yosmar de la Rosa, Guillermo y Josue Alonso Gilberto Muñoz, Francisco Fernández y José Pepe Pérez. Quiénes estamos seguros están más que agradecidos por todo el apoyo recibido.
 
Cuarenta y ocho nombres presentes en las diferentes pistas como Solana de Pachuca, Bosque del Ángel en Tulancingo, Gallo de Guadalajara, Veracruz, Villahermosa, SLP, León, Puebla antiguo trazado y el Autódromo Hnos. Rodríguez donde se realizaban dos seriales uno en el circuito de la horquilla y otro en el GP.

 
Por otra parte el Ing. Raúl García también recibió un reconocimiento por su trayectoria en el motociclismo Superbike como colaborador a fomentar el deporte y como corredor participante en la década de los noventa.
 
García se inició en la pistas del Autódromo de la Ciudad de México (Horquilla y circuito GP) en los años de 1991 a 1993, primero con una motocicleta Yamaha Génesis de 400 cc, para la siguiente temporada siguió la ola de las Kawasaki KR1 de 250 -2T y cerró con una Yamaha de 600 cc en esos años la más rápida del circuito.
 
Dejó el deporte por los estudios y años mas tarde se inclinó por las motos antiguas y con otros aficionados hicieron crecer el motoclub Vintage.
 
Si algún día te encuentras por la Calz. de los Misterios y Berlioz en Col. Peralvillo, al norte de la Ciudad de México,​ visita la pared Superbike decorada con diplomas de los corredores mencionados. Salud y larga vida Toño Katana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 8 =