Muchos son los nostálgicos que recuerdan con especial cariño las Supersport japonesas 4 tiempos de 4 cilindros y 250 centímetros cúbicos, caracterizadas por su elevado régimen de giro y fuertes sensaciones. Incluso, lo vivimos en carne propia cada vez que en Revista 400 publicamos alguna prueba de manejo de una Supersport moderna de 300 a 400 centímetros cúbicos. Nunca falta en nuestras redes sociales el comentario comparativo de estas motos actuales con aquellas “pequeñas kamikazes” de los años 90 con 250 cc, 45 hp de potencia y regímenes de giro cercanos a las 20,000 revoluciones.

Por supuesto, esto también lo saben los fabricantes y en Kawasaki parecen haber puesto manos a la obra para revolucionar nuevamente el segmento de las Supersport de cuarto de litro con una posible Ninja 250 Supercargada de 4 cilindros. Esta tecnología de sobrealimentación implementada con gran éxito en la Ninja H2 que consigue 231 hp de potencia en una moto completamente homologable, es una tecnología que podría devolver el rendimiento sobresaliente a las pequeñas 250, cumpliendo con todos las exigencias de hoy en día, tanto las gubernamentales como de los clientes que hoy exigen productos más durables, con un consumo de combustible más ajustado y un mayor margen de uso. Porque no hay que olvidar que aquellas poderosas 250 de hace casi 30 años atrás, sólo despertaban por encima de las 10,000 revoluciones por minuto.

Medios japoneses -los más cercanos al fabricante de Akashi- aseguran que este año veremos por lo menos un prototipo de esta moto en alguno de los salones más importantes. Mucho dependerá de la respuesta del público para poder pasar a la producción en serie, pero teniendo en cuenta lo que ha evolucionado el segmento de las deportivas de baja cilindrada en los últimos años y por la tradición de Kawasaki en este tipo de motos, desde Revista 400 podemos apostar seriamente que se volverá una realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − 3 =