La Yamaha R1 es una de las motocicletas más veteranas y los cambios futuristas que nos mostraron los de Iwata en 2015 con un motor de 200cv y que heredaba tecnología de su YZR-M1 ya es historia.

Yamaha aún guarda silencio respecto a su futura YZF-R1 2020, pero los rumores hablan de cambios interesantes en su motor de cuatro cilindros, que mantendrá su configuración en línea dando entrada, posiblemente, a un sistema de distribución variable y que permite una mayor precisión y control en la apertura de las válvulas a altas revoluciones.

Otra novedad que la marca de los diapasones tiene es que también podría introducir en esta cuarta generación de su YZF-R1 un cigüeñal contrarrotante similar al que emplean la mayoría de prototipos de MotoGP, una solución que reduce el efecto wheelie evitando la intromisión de la electrónica, lo que se traduce en una mayor aceleración. Hasta el momento, dentro del segmento Superbike, sólo la Panigale V4 utiliza este tipo de cigüeñal.

También se habla de otra solución que mejoraría de forma notable la aceleración de la R1 2020: una caja de cambios “seamless” con un funcionamiento parecido al de la YZR-M1, es decir, un cambio ‘sin costuras’ que permite a la caja de cambios tener dos marchas engranadas al mismo tiempo para pasar de una a otra sin ningún tipo de interrupción, ganando un 7% en aceleración respecto a una caja de cambios convencional.

Yamaha ya presentó hace meses una patente en Japón de lo que parecía ser el interior de una caja de cambios seamless lista para su introducción en un modelo de calle. Sin embargo, este tipo de cambio también cuenta con una desventaja importante: su mantenimiento. En MotoGP, con un uso intensivo, los ingenieros deben desmontar el cambio al final de cada jornada para ajustar al milímetro todo su mecanismo y asegurar así su buen funcionamiento a lo largo de todo el fin de semana, un intervalo que lógicamente sería impensable un modelo de producción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − 9 =