La final del Women’s Cup de Italika se celebró el fin de semana sobre el asfalto del Autódromo Guadalajara, en Toluquilla, competencia con un total de 24 ilusionadas jóvenes que su mayor pasión se encuentra en la adrenalina que genera una motocicleta de 650cc a toda velocidad.

Desde diecinueve países distintos y tres idiomas diferentes, las pilotos que durante varios meses bajo la tutela de Chicho Lorenzo, padre del piloto de MotoGP Jorge Lorenzo, y con el apoyo de Italika Racing, participaron en el campeonato único en el mundo.

Las acciones iniciaron el sábado con las prácticas libres que tuvieron que ser reprogramadas casi dos horas más tarde, debido a que una inesperada neblina cubrió el circuito tapatío. Fue así como las pilotos recorrieron el trazado de 1,500 metros, conocida como la pista corta, armadas de cuadernos y hojas con el croquis del trazado, para estudiar las curvas y los posibles puntos de rebase.

Cabe mencionar que para todas las competidoras esta fue una pista nueva, excepto para Astrid Madrigal y para Brenda López, pues ya han tenido la oportunidad de probar la adrenalina del asfalto tapatío, pero sin haber corrido sobre una moto con las características de la Vort-X.

Previo a la primera carrera, en la parrilla todo es emoción cuando se indica que la competencia está por arrancar; la mirada se fija en el semáforo de arranque y, en sus marcas, una luz se ilumina de rojo; listas, dos luces rojas y dos luces verdes, fuera, salen las pilotos de manera espectacular. La primera vuelta sucede junto a la emoción, donde la falta de conocimiento del trazado y la propia inexperiencia provocan una caída. Aparece en la piste bandera roja para detener la carrera y se descuentan dos vueltas, una por la realizada y otra por la bandera roja, lo que hace que queden solo 10 de las 12 pactadas por correr.

En seguida, las pilotos vuelven a formarse nuevamente y para partir, donde Astrid Madrigal trata de contener a Isis Carreño, su más próxima perseguidora en la búsqueda de la corona del Women’s Cup. Esto es aprovechado por la colombiana Mapis, quien se apodera del primer lugar y se fuga. La chilena y la mexicana ruedan prácticamente lado a lado hasta que Isis gana el lance y rebasa por completo a la chihuahuense.

La batalla continua no solo en la punta, sino también en la parte media del pelotón donde todas las pilotos ruedan prácticamente juntas y la punta sigue siendo de Colombia. El segundo lugar es recuperado nuevamente por Astrid Madrigal, mientras que a Isis no le conviene este resultado, ya que la diferencia de puntos la obligaría a terminar en primer lugar en la segunda carrera y a la mexicana quedar por debajo del tercer lugar para que la chilena se ciña ambas coronas , tanto del Iberoamericano como la de la Women’s World Cup.

En el puto más álgido de la carrera pasado el meridiano de la competición sucede lo impensable; una aparatosa caída por parte de la piloto de Sudáfrica Savannah Woodward, que obliga parar la carrera. Para el segundo round, las pilotos arrancan igual que la primera, con un triple asalto a la corona: Mapis de Colombia, Isis de Chile y Astrid de México, peleando por la punta, sólo que en esta ocasión, la piloto andina se fuga y lleva de escolta a la mexicana.

Mapi se queda sola en el tercero pero aun así no muy por delante de las demás pilotos. En esta ocasión no hay accidentes que obliguen a reiniciar la carrera, todo fluye a gran velocidad, donde la chilena y la mexicana demuestran por qué son las principales pilotos del campeonato. Volando sobre el trazado se encuentran en las curvas a Astrid atacando e Isis defendiendo. La mexicana logra rebasar a la Carreño ante el júbilo de los espectadores congregados en las gradas del Autódromo.

Madrigal se lanza a la meta buscando las dos coronas. Les marcan la última vuelta, y la mexicana mantiene la punta al pasar por la curva uno. En la segunda le cierra la puerta a la chilena que sospecha que la mexicana se fundió en la cacería previa, así que al llegar a la curva tres que las manda a la semi recta trasera, Isis comienza a buscar la trayectoria que le permita saltar al primer lugar. En la curva cuatro están por entrar a las “S”, donde pasan en la larga curva lejana, abriendo paso para Isis. Astrid se desconcentra y le deja un hueco en la entrada de la segunda S, y de ahí a la curva del estadio de los últimos 400 metros a la de cuadros.

Isis Carreño gana la carrera y se corona como Campeona Iberoamericana, pero Astrid logra llegar en segundo y eso basta para que la piloto del estado de Chihuahua sea la primera Campeona del Women’s Cup.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − once =