Una nueva aventura en 150cc trajo una vez más Suzuki Riders Club para todos sus apasionados el pasado 7 de agosto con destino a los Prismas Basálticos, Hidalgo.

En punto de las ocho de la mañana, los aventureros de baja cilindrada se dieron cita en el Monumento a la Revolución de la CDMX, lugar en el que se llevó a cabo el registro. Minutos más tarde, aproximadamente setenta aventureros arrancaron motores rumbo a su primer parada: la agencia Suzuki Pachuca.

De manera segura y ordenada, el contingente arribó a las instalaciones para ser recibidos por más motocicletas que los esperaban para unirse a la gran rodada. Después de la tradicional foto del recuerdo, nuevamente encendieron motores, no sin antes tener una junta de pilotos más, donde se les explicó el tema de las curvas de la carretera que los llevaría a su lugar de destino.

Durante el trayecto los motociclistas apreciaron grandiosos paisajes en el Corredor Turístico de la Montaña, junto a buenas curvas para disfrutar en sus motocicletas, llegando finalmente a los Prismas Basálticos, ubicados en el Pueblo Mágico de Huasca, un lugar considerado dentro las 13 maravillas naturales de México, pues después de ser formados por la lava, fueron tallados por los ríos durante millones de años, formando estructuras con una geometría casi perfecta.

Al arribar al lugar, los pilotos fueron recibidos con un exquisito desayuno cortesía Suzuki. Posteriormente, se realizaron divertidas dinámicas tales como crear un poema a su motocicleta Suzuki en equipo, donde uno de los integrantes debía declamarlo ante todos, ganando así algunos premios por parte de la marca japonesa. También hubo quienes realizaron un aerografiado al estilo de un tatuaje con el emblema de Suzuki, donde desearan.

Un detalle muy especial fue el pastel sorpresa de cumpleaños para una de las chicas bikers que asistió a la rodada, celebrando junto a todos de manera única. Al término del almuerzo los asistentes contaron con una hora libre para aventurarse en el lugar, realizando un recorrido por los Prismas Basálticos, y visitando las tiendas para llevarse algún recuerdo.

Alrededor de las cuatro de la tarde, los pilotos se alistaron para emprender su regreso a la CDMX, donde algunos se despidieron en el camino, mientras que otros arribaron hasta el punto final de esta rodada en el Monumento a la Revolución, concluyendo así otra experiencia más junto a Suzuki Riders Club.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =