José Alfredo Mongui es un colombiano, quien con su motocicleta RTR 180 de la firma TVS ha viajado hasta México. Con ella, ya ha marcado 14,000 kilómetros recorridos, en un poco más de cuatro meses. La moto en suma tiene casi 65,000 kilómetros.

José se ha sorprendido con el rendimiento de la RTR 180, por su funcionamiento, “esta motocicleta prácticamente sólo te pide aceite y gasolina, no te molesta para absolutamente nada. Mientras tú tengas lo básico de la motocicleta ella anda muy bien.” Con el tanque lleno ha recorrido entre 460 y 480 kilómetros. A continuación, te compartimos la primera parte de la entrevista exclusiva que le otorgó a Revista 400.

¿Qué te motivó a realizar este viaje?

 Inicialmente fue por un momento de crisis emocional con mi ex pareja. Siempre he pensado que viajar es la mejor forma de hacer catarsis, de sublevar sus problemas, entonces pensé en la moto y me fui en ella. Esa fue la principal razón; dejar que se calmara emocionalmente. Después de eso, siempre ha estado en mí las ganas de viajar. En Colombia viajaba esporádicamente a sitios en motocicleta, pero no era un estilo de vida como el que ahora estoy haciendo.

¿Cuál es la motocicleta con la que te aventuraste en este viaje?

Estoy viajando en una motocicleta TVS Apache de cilindrada 180cc. Yo pensaba cambiarla antes de salir; había pensado en comprar una más grande, como doble propósito para viajar, pero preferí quedarme con la que tengo, para saber cómo funciona una moto de baja cilindrada y va bien.

Con ella, ya son 14,000 kilómetros viajando, en un poco más de cuatro meses. La moto en suma tiene casi 65,000 kilómetros.

 

¿Recomendarías viajar en ella?

Totalmente, porque esta motocicleta prácticamente sólo te pide aceite y gasolina, no te molesta para absolutamente nada. Mientras tú tengas lo básico de la motocicleta ella anda muy bien. Con el tanque lleno recorro entre 460 y 480 kilómetros. He andado en terrenos muy pesados. En una oportunidad viajé 180 kilómetros por carretera de terracería, entre subidas, bajadas, charcos, aun sin que las llantas fueran especiales de terracería, la moto seguía andando. En general, la moto es muy buena.

¿Cuál es y con cuánto equipaje viajas?

Viajaba, porque en Belice me robaron la mitad. Traté de viajar con varias comodidades que utilizaba en Colombia; perfume, crema, cuatro mudas de ropa, camisas, un par de zapatos, dos mudas de ropa, pantalón, una sudadera, cuatro camisetas, un par de calcetines, un traje de motociclista, que me ha protegido de varias caídas fuertes.

Traía herramienta también me la robaron, y algunos repuestos que también son fundamentales como repuestos de aceite, bujías, cable de braguen, focos, rediciendo casi la mitad el equipaje que traía inicial.

También cargo una casa de campaña es el hogar que en estos casi 5 meses, así como una maleta donde cargo comida.

¿Cuáles son los obstáculos/desafíos a los que te has enfrentado en el camino?

Antes de salir yo desconocía del motociclismo, más que prenderla y apagarla. Tuve dos accidentes; el primero fue de principiantes en Panamá, al tratar de lubricar la cadena con la motocicleta encendida, es decir, mientras giraba la llanta, y en un descuido, en medio de un segundo me cogió el dedo, y quedó insertado con el stroker de la parte trasera de la llanta, la ventaja fue que la cadena no estaba tensa, lo cual logró que no me arrancara el dedo, pero sí me lo fracturó. El segundo accidente fue una caída en una de las carreteras de Guatemala, donde en una curva de la carretera muy fea, y en una curva cambió de asfalto a terracería, con aproximadamente 40 kilómetros de velocidad, por lo que la moto se derrapó cayendo al suelo y derrapándome bastante fuerte 8 metros, provocándome heridas profundas en la mano que me impedían manejar.

¿Qué servicios has realizado a la moto durante el viaje?

Algo que me he dado cuenta en Colombia es que como yo no sabía nada de motos, yo le hablaba a un mecánico para que la revisara y me percaté de que hacían muy mal varios trabajos, como dejar tornillos que se partían dentro de la moto, no ajustar bien, entre otros. Entonces fue como yo empecé a conocer mejor la moto y a realizarle algunos trabajos; me tocó aprender a desarmar solo la mitad del motor y después armarlo. Ya después de eso me ha tocado hacerle cambios de pastillas de frenos, identificar problemas eléctricos, entre otros.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − 2 =