Esta vez le tocó sorprendernos a Pepo Rosell y su casa española de preparaciones XTR Pepo, con la nueva personalización de la Bultaco Lobito 125 MK7 de los años 70. Gracias a una multitud de piezas que han sido donadas de otros modelos, se ha trabajado a fondo en el chasis, adquiriendo así, un nuevo carácter más radical y potente.

Para que te des una idea, en el chasis de la Bultaco Lobito, se incorporó el motor de una Bultaco Matador MK10 de 1979, con 350 cc. Su depósito de gasolina pertenece de una Bultaco Mercurio 155 (1963), portando al mismo tiempo, un nuevo filtro de aire, un carburador de Bing, una cadena de Regina y un impresionante escape de carreras Super Mario sin silenciador.

Sus ruedas, son también de herencia española, procedentes de una Derbi Senda Supermotard, la delantera al completo y la trasera los radios y el aro, quedando como el buje con el freno de tambor, el original de la Lobito. De Hagon, podemos encontrar los amortiguadores traseros, mientras que el manillar LSL o el acelerador, manguitos y levas de Gonelli.

Otros de los grandes detalles que la nueva Lobito posee, es el basculante procedente de una Yamaha SR250, la horquilla de una Honda Hornet 600 y las estriberas de una Ducati. Por su parte, el asiento, el dorsal, el protector de la horquilla y su tapizado, han sido trabajo de la propia fabricación de Pepo Rosell. Como toque final, la extraordinaria pintura es obra de Pintumoto. Gracias a la utilización de estas piezas de diversos orígenes, XTR Pepo ha logrado hacer una moto más potente y capaz.

  

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + 3 =