En verano es esencial revisar con mayor frecuencia la presión de los neumáticos de la motocicleta debido a que el calor es uno de los desencadenantes de los cambios de presión repentinos. Por ello, Continental nos da algunos tips para hacerlo de manera adecuada, con el propósito de que el motociclista tenga mayor seguridad al momento de conducir.

Para explicar estos cambios de presión, hay que diferenciar la presión que se mide con distintos unidades de medida BAR o PSI y el aumento o disminución del volumen de aire. El aire que introducimos dentro de la cámara del neumático es hermética, por tanto, es lógico pensar que cuanto más aire le introduzcamos más presión propagará sobre sus límites.

Hay que imaginar partículas de aire golpeando contra estas paredes a medida que tienen menos espacio por el hecho que se están introduciendo con la maniobra de hinchado, es decir, tienen menos espacio en el contenedor. La historia se complica cuando la temperatura cambia, sea por influencia exterior o interior, debido a que el aire es un gas y se expande cuando hay calor y se contrae con el frío.

La regla general asegura que por cada 5° de cambio de temperatura, la presión del neumático cambiará, aproximadamente un 2% (hacia arriba en temperaturas más calientes y hacia abajo con temperaturas más frías). En verano, sobre todo en áreas de montaña se pueden alcanzar temperaturas muy altas de día y muy bajas de noche, de una diferencia de hasta 20°, por tanto la presión del neumático puede variara hasta un 8%.

Con estos valores tan opuestos hay que revisar por la mañana temprano o por la noche la presión. Es importante hacerlo en la sombra ya que los rayos del sol pueden alterar los valores. Otro aspecto importante y decisivo es el calor obtenido por rozamiento, que también afecta a la presión, el rozamiento transmite temperatura al aire del espacio interior, aumentando en muchas ocasiones en 0.2 a 0.4 Bares. Por tanto, también aumenta la presión. Si vas al circuito, tienes que revisar la presión al cabo de unas vueltas, para devolverla a la marcada inicialmente por el fabricante.

Lo que se hace normalmente con calentadores es poner la presión más baja del valor adecuado. Si se usan calentadores se dan dos vueltas enteras al circuito, y se entra para chequear la presión de nuevo para comprobar si coinciden con la presión aconsejada por el fabricante. Si no es así se corrige para que coincida. Sin calentadores el procedimiento es exactamente el mismo pero con dos vueltas más al circuito, es decir 4 vueltas enteras para que alcance la temperatura adecuada.

Aunque los valores de alteración de presión parezcan insignificantes, en la práctica son importantísimos. Estas pequeñas variaciones influyen directamente en el comportamiento de la moto. Si la presión sube más de lo normal por no haber corregido, pueden verse afectados, tanto la manejabilidad, el nivel de tracción y agarre, la deriva o movimientos laterales, y el deterioro de la superficie del compuesto. Si está demasiada hinchado al acelerar derrapará exageradamente, y si está demasiado deshinchado los movimientos laterales serán exagerados y la precisión de giro mucho más tosca. Por tanto, es importante controlar estas variaciones constantemente.

Otro aspecto importante en el mantenimiento y control de las presiones es el mantenimiento y control de las válvulas de hinchado, los tapones y fugas. Cuando observas, mediante el control de hinchado periódico que el neumático tiene variables de presión fuera de las propias provocadas por el calor ambiental (2%) puede que la válvula o un pinchazo reparado del neumático pierda aire. Ante la sospecha de que algo no va bien, lo mejor es acudir al especialista de neumáticos más cercano para que hagan la comprobación y en consecuencia la reparación o substitución de la válvula o del neumático.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 1 =