Teniendo las instalaciones del imponente Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México como escenario principal, la firma de Hamamatsu presentó las completamente nuevas Suzuki GSX-S 750, GSX-R 150, así como el regreso del rey, la GSX-R 1000 en versiones A y R. Todos estos modelos con una política de precios muy competitiva teniendo en cuenta su rendimiento, equipamiento y segmento al cual pertenecen.

Todo comenzó a tempranas horas del día de ayer cuando se citó a gran parte de la prensa al recinto capitalino, aunque Revista 400 formó parte del pequeño grupo que pasó a comprobar las sensaciones de dos de estos nuevos flamantes modelos en pista.

Comenzando por la GSX-S 750, se trata de la segunda generación de una Naked que ha demostrado ser una excelente opción por polivalencia y rendimiento. En circuito también mostró bondades como un manejo estable y sin complicaciones a altas velocidades, además de una posición de manejo relajada para mayor comodidad, que además permite sacar su lado más deportivo al momento de inclinar y dar gas a fondo.

En relación al modelo saliente, su motor derivado de la deportiva GSX-R 750 ha pasado de los 106 a los 114 hp y, como novedad principal, adopta un nuevo Control de Tracción ajustable en 3 niveles que junto al ABS, hacen de ella una moto segura en todo tipo de condiciones de manejo. Su precio es otro gran atractivo a 171,990 pesos.

De ella, pasamos a la GSX-R 1000, “El regreso del rey” como denomina Suzuki a esta nueva generación de su mejor deportiva en la historia, lo cual no puede ser mejor refrán para hacer mención a todo lo que ha avanzado esta motocicleta en búsqueda de la máxima efectividad en pista. Posee un motor completamente nuevo con un inédito sistema de distribución variable (el más compacto y ligero de la industria) y una potencia de 202 hp. El resultado es una fiera en circuito, que si bien puede intimidar en un principio por sus enormes cifras de rendimiento, tiene un manejo que facilita las cosas al piloto para que éste pueda concentrarse mejor en la trazada y corrección de ciertas maniobras al límite inimaginables en una moto con tanto poder.

Llega en dos versiones, la primera de ellas denominada GSX-R 1000 A en colores negro y azul MotoGP a 276,990 y 280,990 pesos, respectivamente, y GSX-R 1000 R a 369,990 pesos. Esta última con el agregado del Quick Shifter (ascendente y descendente), Launch Control y suspensiones Showa de última generación en competición. Aunque todas las versiones están dotadas de ABS, Control de Tracción ajustable en 10 niveles, 3 modos de manejo, frenos Brembo y Unidad de Medición Inercial (IMU).

Por ultimo, la GSX-R 150 también fue presentada aunque no estuvo disponible para su conducción en circuito, ya que apenas llegará a los concesionarios en Agosto. Una motocicleta que se caracteriza por el ADN puramente deportivo de la saga, con un motor monocilíndrico DOHC de 4 válvulas, refrigeración líquida, inyección electrónica, 6 velocidades y una potencia máxima de 19 hp, la más elevada del segmento. Sus precios irán desde los 65,990 a los 66,450 pesos según la decoración elegida, ya sea monocromática o réplica de MotoGP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × tres =