La firma alemana Volkswagen, estudia la posibilidad de vender su filial de motos, Ducati, para impulsar el desarrollo de los coches eléctricos y financiar las multas impuestas tras el escándalo de las emisiones contaminantes de sus vehículos, denominado “dieselgate”.

Ducati, fue adquirida en 2012 por medio de Audi a un costo de 860 millones de euros. En 2016, la marca registró ventas por valor de 593 millones de euros y estaría valorada en 1,500 millones de euros. Cinco años después de la compra, los inversores potenciales podrían ser un grupo chino o incluso indio. Tampoco se descarta que alguno de sus rivales punteros como Honda, Harley-Davidson, Suzuki o Kawasaki apuesten por la adquisición de la firma con sede en Bolonia.

Volkswagen aún no ha tomado una decisión firme sobre la venta y estaría analizando sus posibilidades, según una agencia de noticias con sede en Reino Unido. De concretar la venta, la firma alemana vería reducido el impacto económico originado a raíz del escándalo del “dieselgate” o los motores diésel trucados y por el cual han tenido que pagar alrededor de 25.000 millones de dólares. Por ahora ni Ducati, ni el banco de inversiones Evercore han hecho declaraciones al respecto, por lo que tendremos que esperar una confirmación oficial.