Con el propósito de brindar mayor protección a sus usuarios, Suzuki ha patentado un sistema de iluminación para motocicletas que podrá advertir a los demás conductores cualquier movimiento, como cambio de dirección o frenada de emergencia. El sistema también se adapta automáticamente en caso de que el vehículo de atrás no guarde la distancia mínima de seguridad.

Cualquier motocicleta de la firma japonesa podrá adaptarse a esta nuevo tecnología y constara de dos partes. La primera incluirá diversos sensores para calcular la velocidad, potencia de frenada y ángulo de inclinación. Por otro lado, el sistema “Neighbouring Vehicle State Computation Unit”,  escaneará en tiempo real lo que sucede cerca de la motocicleta para así alertar con señales luminosas a cualquier vehículo que se acerque demasiado y represente una amenaza.

De este modo, el nuevo escudo será capaz de adaptar el faro delantero de la motocicleta en función de la velocidad, cuya luminosidad incrementará a altas velocidades. Por su parte, las luces intermitentes tendrán capacidad de iluminar el interior de una curva de noche, junto con las luces colocadas a la altura del depósito de gasolina que alumbrarán toda la zona lateral de la motocicleta de forma progresiva en función de la velocidad.

Para contrarrestar el ángulo muerto, un sensor detecta la presencia de un vehículo que se aproxima y así evitar que impacte contra una motocicleta. Además, el faro trasero proyectara una X en color rojo sobre el pavimento para prevenir un accidente. Al arranque, regulará la iluminación en función de la velocidad, y si detecta que un vehículo circula demasiado cerca, proyectará una línea roja parpadeante sobre el asfalto para alertarle. Tras patentar esta idea, próximamente la firma japonesa anunciará oficialmente el sistema y comenzara las pruebas, sin olvidar que un objetivo más es que se pueda utilizar de día.