El Campeonato del Mundo de Enduro Femenino arrancó con una victoria de Laia Sanz a bordo de su KTM, sobre su principal rival, la alemana Maria Franke. Esta vez, el Puerto Lumbreras acogió el Gran Premio de España. De este modo, la de KTM Enduro Factory Racing empieza de la mejor manera la lucha por su sexto trofeo consecutivo de enduro, que de lograrlo, le permitiría aumentar a 19 el récord de títulos mundiales.

Para conseguir esta primera victoria del año, Laia Sanz peleó duro frente a una Franke que ha puesto todo de su parte para tratar de llevarse el triunfo. Sin embargo, la primera de las dos carreras del fin de semana empezó bien para Sanz, que en el Super Test celebrado el viernes se impuso claramente a sus rivales obteniendo una bonificación de dos segundos respecto a la australiana Jessica Gardiner y de cuatro sobre Franke.

El sábado, Sanz ha tenido que reaccionar al intenso ataque de la piloto alemana, subcampeona de 2016, que se ha impuesto en cuatro de las seis especiales disputadas. Mientras Franke aprovechaba sus habilidades en cross, Laia tuvo que cimentar su remontada en las dos pasadas por el Enduro Test, donde ha obtenido una sólida ventaja.

Los aficionados han vibrado por el duelo entre las dos pilotos, que se han alternado hasta en cinco ocasiones en el liderato de la prueba. El triunfo de la catalana ha quedado prácticamente decidido en la penúltima especial, donde le ha sacado 21.70 segundos a su contrincante, que ya no ha podido reaccionar. A

l final, Laia Sanz ha concluido la primera carrera con un crono de 38:08:92 y un margen de 10.31 segundos respecto a Franke, segunda, y de 2 minutos, 7 segundos y 72 centésimas sobre la británica Jane Daniels, tercera. “Estoy muy contenta por haber luchado hasta el final y no haberme dado por vencida. Mañana será un día de volver a sufrir mucho”, afirmó.